jueves, 3 de octubre de 2013

Mortal Love Everything


Sinfonía de la demencia.



La encontré sentada en los pilares de una iglesia en ruinas, donde esperaba al sol
porque estaba segura de ser una estrella, y que en cielo no encontraría más que amor
y reía con la risa extraviada, entonces me mostró sus manos y supe que el dolor la había tocado
después me hizo sentir el vacío de su corazón, que nunca en su vida estuvo enamorado.

Ella me contó su historia de sueños imposibles y derrotas, y de palabras que hieren
que a pesar de haber cambiado de continente, el tormento la persigue siempre
y para evitarse más lágrimas, me mostró el lugar desde donde esa noche habría de saltar
pero no para ser una estrella más en el cielo, sino que ella eligiría la eternidad.

Me preguntó si yo habría de acompañarla en su viaje infinito, o sólo para despedirla
porque si ella no tenía el valor de creer, habría de encontrarlo al ofrecer su vida
pero yo le recordé el amor que jamás había sentido, y le dije que allí también encontraría la eternidad
aunque el dolor se cruzara en su camino, y la muerte no la recordara jamás.

Entonces en sus ojos quizás haya brillado la esperanza, y haya percibido al amor
porque las heridas de sus manos se borraron, y de su rostro desapareció esa mueca de dolor
y tomó mi mano para preguntarme si era yo quien habría de acompañarla
en el nuevo camino que ella hiciera, para quemarse en el fuego, junto con mi alma.



Sinfonía de la demencia.
Las últimas sombras.

Todos los derechos reservados.

©2000

Def Leppard When love and hate collide


Selva.

Entre sueños se subió a una nube que la llevara lejos del silencio
Porque quería escuchar las voces de su pueblo, desde el corazón del viento
Lágrimas de metal cruzaron sus ojos grises más de mil y una noches
Porque entre los sueños inocentes, ella olvidó el amor y el sonido de su nombre...

Cruzó los desiertos de la puna, en los segundos en que demoró su sangre
Su corriente infinita se desplegó en las selvas de Argentina, para ser parte de la tierra
Sus brazos se convirtieron en raíces, y se aferraron al hogar que ella tanto extrañaba
Y con su piel de hierbas recorrió las viejas paredes, hasta sentirse llena de fe y de calma...

El tiempo la encontró sonriendo detrás de una vieja ventana
Mientras su cuerpo respiraba las primeras cálidas luces de la mañana
Cientos de pájaros se posaron en sus hombros, esperando a que regresara la noche
Miles de estrellas amigas del cielo, en una constelación, para siempre eternizaron su nombre...



Selva.
Las últimas sombras.

Todos los derechos reservados.

©2000

Europe Homeland


Sed de odio.

Sus manos se aferraron al cruel cuchillo que todo se lleva
y así dejó una herida en su corazón, y en lo profundo de sus venas
después se entregó a Dios, enloquecida por la fiebre y una inútil sed de odio
mientras esperaba que el amanecer llegara, y la muerte la despojara al fin de todo.

Entonces recordó que después de todo, la última noche, sólo la acompañó la soledad
porque los hijos de la calle ya habían crecido, y vivían en las partes más oscuras de esta ciudad
y es muy posible que en lo profundo de su alma quebrantada y enferma, haya sentido miedo
tal vez de jamás volver a ver la luz del sol, o de encontrarse como una mujer, y volver a sentir deseo.

Ella sintió que las fuerzas la abandonaban, justo cuando llegaron los primeros rayos del sol
y se lamentó en lo más profundo de su ser, que esa noche, nadie le hubiese dado algo de amor
entonces se emocionó como una verdadera mujer, y creo que en el último minuto hasta sintió algo de paz
porque una sonrisa se dibujo en su rostro deforme por las lágrimas, y un eco, parecido a una risa, se escuchó desde la eternidad.



Sed de odio.
Las últimas sombras.

Todos los derechos reservados.

©2000

Within Temptation Our farewell


Rimas de la locura.

Amanecía en el mar de concreto, cuando sus ojos se cerraron para siempre
alguien preguntó por qué a los marginados la única que los recuerda es la muerte
amanecía en el paraíso de los rascacielos, cuando ella dejó este mundo a cambio de la eternidad
quizás porque esperaba una mejor vida, de la que en este mundo enfermo ella pudo encontrar.

Caminaba al filo de la demencia, cuando decidió irse desde lo alto hacia ningún lugar
lo encontraron empapado en sangre, apretando con sus manos la impotencia que aún sentía al recordar
amanecía en los muelles, cuando la encontraron abrazada a una roca, fingiendo dormir
como Andrómeda encadenada a un destino, que tenía como cruel final, el jamás volver a vivir.

Al fin la noche se cerró sobre el mar de concreto, mientras miles de almas sobrevivían un día más
algunos murieron de frío esa noche, otros los envidiaron de haber encontrado un mejor lugar
entonces alguien le preguntó a Dios, si a través de la miseria, de ellos, alguna vez se acordaría
mientras volvían a irse las últimas estrellas, y sobre el mar de las capitales... amanecía.



Rimas de la locura.
Las últimas sombras.

Todos los derechos reservados.

©2000

Alice Cooper It´s me


Quizá eran sus ojos...

...porque el sol me quemó, con la fuerza de miles de años y miles de estrellas
y yo me incliné sobre su piel, para perderme en el oscuro océano de su pelo
su corazón se convirtió en una hoguera, y secó lo que antes había mojado la soledad
su soledad y la mía, que durante miles de noches navegaron juntas, por la misma espuma del mar...

...los que brillaban desde el fuego estelar de las tardes en que se quedó ausente
por eso yo corrí a buscarla, persiguiendo las huellas que sus pies habían dejado en la arena
y ella se dejó encontrar, quizás porque era verdad que después de todas las lágrimas, me amaba
o tal vez, porque en realidad le dolía más que a mí la soledad, y anhelba sentirse deseada...

...los que encontré inclinados en la arena, esperando alguna señal de la eternidad
por eso yo le devolví los sueños rotos, y le confesé que siempre estaría esperando detrás de una estrella
ella sonrió, y quizás fueron sus ojos, los que demostraron que ya era una mujer que se emocionaba
o tal vez era la despedida, que detrás de miles de lágrimas, dejaba que por primera vez, creciera un legado de esperanza...



Quizá eran sus ojos...
Las últimas sombras.

Todos los derechos reservados.

©2000

Nightwish For the heart I once had


Pasión de Nosferatu.

Permanecía sola, escondida para siempre entre las sombras
pero su pobre alma no descansaba, sólo era consumida por el tormento de las horas
del tiempo infinito que nunca acaba, de la noche oscura que nunca se sucede
allí permanecía, con una cruz en los pies, sólo esperando a la anhelada muerte.

Pero la muerte jamás llegó, y es muy posible que ella ya no caminara por esta vida
porque sus ojos dejaron de llorar, y se llenaron de sangre, y desapareció para siempre su sonrisa
y entonces para acabar con tanta agonía, quiso ahogarse en un mar de agua celestial
pero sus manos aún continuaban aferradas al recuerdo, y así sería para toda la eternidad.

Algunas veces en que la sorprendió la mañana, quiso que sus alas se quemaran con el sol
pero aún sentía miedo en su alma corrompida, o tal vez no quiso dejar escapar el último recuerdo de mi amor
entonces huyó de su castillo, y se perdió para siempre en el humo gris de las ciudades
donde Dios la encontró enferma de tristeza, en lo más alto de las catedrales.

Hasta que el tiempo la hizo comprender, que quizás no vivir sería lo mejor de su vida
y que no importaba la sangre derramada, que aún era un mujer que se emocionaba y que reía
nos volvimos a encontrar otra vez, caminaba por las calles de París, pero no pude reconocerla
quizás porque estaba hermosa como el cielo azul, tal vez porque ya no olía a muerte, solamente a primavera...



Pasión de Nosferatu.
Las últimas sombras.

Todos los derechos reservados.

©2000

Manowar Master of the wind


Para los más oscuros ojos.

Su piel respiraba dolor y en sus huesos estaban los años de espera
donde ella por amor había perdido toda una vida esperando a la primavera
quizás por eso me confesó que quería sentirse viva, pero que no quería volver a sentir
para no lastimar su alma torturada, que era amiga del dolor y que había ovidado cómo vivir.

Sus manos aún temblaban cuando tocaron mi sangre, fría por demasiada soledad
entonces me miró a los ojos y me preguntó si alguna vez había visto la eternidad
quizás por eso recordé sus estrellas guardianas, sus manos y su tacto casi eterno
tal vez por eso le contesté que la eternidad se parecía a ella, por su belleza y su silencio.

Ella sonrió como hacía miles de años que ya no sonreía, e incluso se emocionó
recordó entonces que aún era una mujer, y que podía sentirse completa con mi amor
por eso la abrazé fuertemente, para no dejarla escapar, porque yo tambien la amaba
desde sus más oscuros ojos, y la más brillante luz que ahora irradiaba su alma.



Para los más oscuros ojos.
Las últimas sombras.

Todos los derechos reservados.

©2000

Nightwish Forever yours


Olvidada angustia de un ángel en la madrugada.

Abrió sus alas hacia el cielo, pero jamás pudo encontrarse con el sol
Quizás esperó a que se fuera la tormenta, pero se hizo víctima del dolor
Entonces se quedó a vivir en el campanario de una catedral, esperando a la mañana
Sin saber que jamás volvería, que sus ojos se cerrarían para siempre, que jamás perduraría su alma.

Por eso quiso que alguien al menos recordara su nombre de cielo y de Dios
Pero nadie la conocía, y era muy posible que nadie recordara no siquiera su voz
Entonces por eso, ella quitó sus sucias alas de su espalda, y se arrojó al vacío
Esperando que alguien la rescatara, o que al menos la devolviera a los brazos de algún amigo.

Yo encontré su tumba sin nombre, pero si percibí su perfume de mujer enamorada
Pero sólo un recuerdo, una olvidada angustia de un ángel en la madrugada
Pero aún así, yo encendí una vela por su alma, y la llevé a un viejo altar de piedra
En donde la vi, dormida en una flor, abrazada eternamente al dolor, con la fidelidad de una hiedra.




Olvidada angustia de un ángel en la madrugada.
Las últimas sombras.

Todos los derechos reservados.

©2000

Nemesea Cry


N.D.

Quizás fue del cielo, quizás sólo quiso terminar con su más amargo anhelo
yo la encontré apagando una estrella, pero después la escuché sollozar en el más lejano silencio
y en la última puerta azul del cielo, ella se quedó mirando, quizás hacia donde no había luz
sólo porque anhelaba ser parte íntima del final, pero sin cargar el peso enorme de mi cruz.

Caminaba como un Némesis, destruyendo con sus pies, miles de flores muertas
la Luna la confundió con la muerte, yo la encontré hermosa, divina casi como una primavera
pero no se detuvo ante ningún sol que quemó su frente, y no pudo tocarla la melancolía
sólo sé que muy pocas veces sentía soledad, pero que para parecer más fuerte, sólo sonreía, sólo sonreía.

El fuego de su alma, jamás se extinguió, ni aún cuando con sus ojos apagó la luz del sol
sólo que esta vez vieron lágrimas correr por sus mejillas, quizás hasta haya llorado de amor
pero ella seguía siendo como un Némesis, sólo que por una vez, olvidó su cruel sonrisa
para dejarse ver como la hermosa mujer que era, infinita como el cielo, extremadamente divina.



N.D.
Las últimas sombras.

Todos los derechos reservados.

©2000

Def Leppard Bringin´ on a heartbreak


Mariposa nocturna.

Sus manos, en sueños marcaron los años que ella se levó lejos de mi piel
sólo porque yo alguna vez le dejé en los labios, la sal que después inmolaría su cuerpo
ella se escondió entre las nubes, para después cubrirme con su amor infinito
tal vez porque aún se sentía enamorada, o en el fondo de mis ojos buscaba algo distinto...

Su historia, en sueños se pareció a la mía en una eterna noche sin crepúsculo
sólo para decirme que alguna vez ella se había sentido cerca mío, cuando estaba triste
entonces se convirtió en un ave, y escapó volando de la realidad que a pesar de todo, ella amaba
tal vez porque ella esperaba la época del destello, quizás porque ansiaba de una vez por todas, poder dormir en calma...

Ella vivió, en un sueño, encerrada desde el lugar donde ella creyó que la amaba
y sólo porque alguna vez, yo entre lágrimas la protegí de la soledad y del silencio
entonces despertó acorralada entre los mares de la luna y la más enferma tristeza
pero se quedó en silencio, esperando que alguien volviera y que la muerte la devolviera a la tierra...

Entre besos y palabras de amor, en un sueño, ella me confesó que estaba muriendo
sólo me pidió que si Dios me dejaba, la alejara con mi amor de la angustia y del olvido
porque quería ser recuerdo en los seres que ella amaba, y sentirse necesitada como el aire y el agua
entonces su cuerpo tembló sobre mis brazos, y su último aliento de vida, encendió una llama eterna en mi alma...

Su nombre, en sueños, se convirtió en la más brillante constelación de este sucio cielo
sólo porque yo le había prometido que así, nadie, nunca jamás la olvidaría
entonces comprendí que quizás la extrañaba, y que quizás la había amado como a ninguna
mientras ella al final, sonreía desde el cielo, y Dios la convertía en la más hermosa mariposa nocturna...



Mariposa nocturna.
Las últimas sombras.

Todos los derechos reservados.

©2000

Van Halen When it´s love


Las últimas sombras.

Ella se perdió en el medio de un crepúsculo, donde la esperaba la tormenta
nadie la vio cruzando los mares de la memoria, con los ojos sangrando por las lágrimas
y su amor que siempre la había acompañado, eligió la soledad y dejó de ser suyo
mientras miles de estrellas la veían pasar volando, la noche infinita caía sobre su mundo...

Yo alcancé a verla desde mi ventana, cruzando el cielo, convertida en un pequeño cometa
sé que sonrió, porque los astros también estaban sonriendo, y sé que no pudo escucharme
porque grité que me esperara, que el viento, alguna vez le llevaría mis palabras
ella me dio la espalda, quizás porque quería estar sola, sin nadie que la acompañara...

Entonces la encontró el sol, y ella desplegó sus alas de terciopelo azul
mientras los rayos acariciaban sus manos, su corazón desde lejos la guiaba hacia el sur
entonces ella volvió a sonreír, porque supo que mi alma ya no estaba condenada
o quizás sonrió porque no se sentía triste y ya no estaba enamorada...

Yo para saber cómo y dónde estaba, una noche de olvidos y sueños, hablé con Dios
para saber si algún día nos encontraríamos, y así saber entre que gentes estaría
y le pregunté por sus palabras de amor, las que quizás nunca entendería
no por equivocarme alguna vez, sino porque después de todo, a mí me dolía encontrar su sonrisa...

Entre sueños se me apareció, vestida de ángel y quizás de mujer
y me pidió que encontrara fuerzas en sus palabras, y que así ella me devolvería la fe
entonces ella se fue casi con las últimas estrellas, pero su recuerdo quedó en todas las pequeñas cosas
mientras ella se alejaba con el crepúsculo, borrando sus huellas y las últimas sombras...



Las últimas sombras.
Aspera Hyems Sinfonia.

Todos los derechos reservados.

©2000-2004

Ozzy Osbourne Time after time


Lágrimas de amor.

Frente a un mundo de espejos, ella se quedó en silencio
preguntándose por qué le faltaban las palabras y tardaba en irse el invierno
entonces comprendió que ella era la única que vivía sin sueño, esa maldita noche
y supo también que en el eco de las estrellas, quizás estaba escondido su nombre.

Pero se sentó a esperar, que quizás el tiempo, por piedad se detuviera
quien vigilaba su prisión de silencio, alguna vez la liberara
pero nadie regresó durante ese invierno, ni tampoco en primavera o en verano
sólo la melancolía del otoño, y las cenizas de un amor que aún ardía en sus manos.

Entonces se miró en los fríos espejos, y aceptó que le sería demasiado difícil poder olvidar
pero mantenerse fiel a su amor, lo recordó en carne y alma, así el olvido no viniese jamás
por eso elevó sus manos al cielo, para que Dios le obsequiara al menos una gota de lluvia
que lavara sus heridas sangrantes, y le dijera que el planeta del Principito, estaba justo detrás de la Luna.

Entonces una noche sin profecías, el amor volvió en llamas y sin eternidad
aunque ya nada importaba, su hijo astral dormía en sus brazos y allí habría de despertar
entonces una lágrima quiso romperle lo que quedaba de su alma y tal vez de su corazón
pero ella se sintió más mujer que nunca, y si lloró, estoy seguro que fueron lágrimas de amor.



Lágrimas de amor.
Aspera Hyems Sinfonia.

Todos los derechos reservados.

©2000-2004

Stratovarius Years go by


Karelian.

Ella nació en la más fría cama de un sucio hospital, mientras su madre la abandonaba
entonces un mendigo decidió reparar sus sueños rotos, y quizás darle el calor de su alma
por eso la primera vez que la vi, sus ojos a pesar de ser jóvenes, reflejaban soledad
y el hambre de días interminables, que un plato de comida, no saciaría jamás.

Cuando los años la convirtieron en mujer, miles de hombres usurparon su cuerpo
hasta el día en que ella volvió a despertar en la fría cama del mismo sucio hospital
sólo que esta vez la muerte la aguardaba, con los brazos abiertos en las penumbras
mientras sus ojos se llenaban de lágrimas, y su alma moría en un instante, por falta de ternura.

El día en que ella cerró sus ojos para siempre, los mendigos tuvieron un motivo más para llorar
y hasta el cielo sintió en su esencia, a la muerte que no perdona y que nos lleva a la eternidad
entonces miles de manos y de almas, encendieron velas en el río, para que ella desde el cielo pudiera ver la luz
mientras su alma se acomodaba en una estrella, quizás en la más lejana de la Cruz del Sur.



Karelian.
Aspera Hyems Sinfonia.

Todos los derechos reservados.

©2000-2004

Doro Pesch I´ll make it on my own


Imágenes y palabras.

Encontró el pedazo de alma que ella necesitaba, en los ojos de un ángel caído
pero ella profesaba que el amor no era eterno, y que nunca se encuentran los caminos
quizás por eso eligió el vacío a volver a sentir, y caminó con sus valijas rumbo a la estación
esperando que el sol la guiase, y que pudiera mostrarle un lugar apartado del dolor.

Los años le mostraron los lugares más distantes del mundo, ella los recordó entre imágenes y palabras
y quizás en una canción que ella misma olvidó para evitar que otros labios paganos la cantaran
y en un momento de demencia, ella recordó el nombre de quien alguna vez estuvo a su lado
y quizás sintió pena por ella misma, y lloró por quien pasaría el resto de la eternidad, enamorado.

Una mañana al despertar, comprendió que el cansancio de la vejez, al fin la había encontrado
pero sabía que la muerte se demoraría en llegar, porque había sufrido demasiado
entonces para tener un recuerdo cuando se encontrara frente a la eternidad
ella quiso recorrer de nuevo el mundo, desde las cumbre del Éverest hasta el abismo más profundo del mar.

Pero los años no la olvidaron, y el vacío de la muerte la sorprendió antes de poder despertar
entonces su cuerpo se hizo cenizas, y en medio de una plegaria, se esparció en el mundo, como una canción de paz
mientras desde el otro lado del mundo, sus ojos se convertían en un espacio inmenso de este cielo
y quedaban sus postales del alma, inmersas para siempre en el silencio.



Imágenes y palabras.
Aspera Hyems Sinfonia.

Todos los derechos reservados.

©2000-2004

Rhapsody Echoes of tragedy


Historias.

Sus lágrimas mojaron la tierra, donde había crecido la esperanza
Luego dejó que el silencio, fuera el eco de todas sus palabras
Así contó su historia, escrita mil veces en los muros del castillo
Porque necesitaba ser sincera con un dios que no era el mismo...

Su alma se conmovió en los pasajes más amargos de su vida
Y su cuerpo de luna, volvió a temblar cuando recordó las heridas
Así dejó que los años pasaran, que los amigos se volvieran desconocidos
Porque se dio cuenta que todas las cosas mueren, frente al incomprensible destino...

Pero al despertar una mañana, la primavera la estaba esperando
Entonces recordó el nombre de la esperanza, y el perfume del verano
Sus ojos se llenaron de lágrimas, pero esta vez lloraba por amor
Porque sabía que pronto viajaría entre las nubes, rumbo al sol...

Entonces dejó su historia incompleta, porque no pudo encontrar más palabras
La voz de los pueblos ahora era su eco, y ella hablaba desde el alma
Entonces dejó que una nueva ilusión naciera de sus memorias
Para volver a hablar con los niños, y contarles nuevas historias...



Historias.
Aspera Hyems Sinfonia.

Todos los derechos reservados.

©2000-2004

Delight The sun


Cuando la muerte cerró sus ojos.

Cuando la muerte cerró sus ojos, ella se eternizó en una canción de amor
pero no habían palabras de despedida, sólo la historia del dolor después del dolor
por eso le pregunté a la noche, si era justamente yo quien debía de notar su ausencia
entonces recordé el minuto final, cuando escribió mi nombre con la sangre que brotaba de sus venas.

Cuando el recuerdo la encontró dormida, ella se eternizó en la página de un diario
porque los marginados lloraban siempre por ella, y ellos habían escrito su obituario
por eso les pregunté por qué yo, por qué debía de dolerme solamente a mí
entonces recordé que ella me amaría hasta en la muerte, y ésa también es una forma de sentir.

Cuando este mundo la tuvo olvidada, ella se eternizó en el frío de la lluvia de Invierno
para que nadie pudiera olvidarla, o al menos ése era su más profundo y secreto anhelo
entonces le pregunté a Dios, si era yo quien el que debía cargar el enorme peso de su soledad
fue entonces cuando la vi de pie sobre una estrella, abrazada a mi fotografía, y mirando hacia la eternidad.



Cuando la muerte cerró sus ojos.
Aspera Hyems Sinfonia.

Todos los derechos reservados.

©2000-2004

Delain See me in shadows


Espíritu del bosque.

Dormía en un sueño infinito sin poder escapar
Quizás porque aún no estaba lista, quizás porque tenía miedo de despertar
Pero el último día que respiró de mi aire, se fue
Donde nadie pudiera recordarla, ni lastimar su piel...

Yo cubrí su cuerpo con rosas, para que no sintiera frío por la noche
Y en sus manos dejé una estrella, para que recordara su nombre
Yo sé que ella me podía escuchar, que le dolían mis palabras
Pero aún así, se quedó escuchando, con el silencio de su alma...

Miles de soles y de lunas pasaron, las aves se fueron y nunca más regresaron
Yo emigré con las golondrinas, sólo el invierno se mantuvo a su lado
Y ella despertó, con el cuerpo cubierto de hojas secas y en la más triste soledad
Yo creí escuchar mi nombre, cuando cruzaba sobre un cometa, las puertas de la eternidad...

Todos se fueron de América, pero quedaron su nombre y su soledad
Aunque después de todo estaba tranquila, y cerca de su anhelado mar
El tiempo surcó con arrugas su frente, las tierras se llenaron de su amor
Y ella se convirtió en el espíritu de los bosques, y en la reina de la lluvia y del sol...



Espíritu del bosque.
Aspera Hyems Sinfonia.

Todos los derechos reservados.

©2000-2004

Rob Rock I´ll be waiting for you


Esperando que regresara la mañana.

Despertó en medio de la incertidumbre, y me preguntó cuánto tiempo había pasado
yo le conté acerca de los años dormidos, y que frente a la tormenta, yo me quedé a su lado
entonces miró el cielo, y me dijo con tristeza que había dejado de ser azul
yo le conté de los incontables años de tragedia, de toda la gente que había muerto en el Sur.

Ella quiso comprender mis palabras, hacerme creer que en realidad era un mal sueño
pero sabía de que cosas era capaz el hombre, y tuvo que aceptar que era una ingenua mintiendo
entonces me preguntó por sus amigos, cuáles de las ciudades antiguas seguían en pie
para que supiera el por qué de las lágrimas, la llevé a ver el mundo sobre un amargo amanecer.

Ella quiso creer que quizás había un lugar, que la sangre aún no había llegado al mar
por eso escapó desde un sueño ajeno, y perdida entre tantos fantasmas encontró la soledad
entonces volvió a mí con sus viejas lágrimas, y me pidió que por última vez, la acompañara
porque tenía miedo de caminar completamente sola, sin que nadie habitara en su alma.

Entonces la llevé al campo de los sueños, para que dejara una semilla de esperanza
para decirle que pasarían miles de noches sin estrellas, hasta que volviera la mañana
y así, se sentó a esperar a mi lado, al pie del infinito, que la tierra renaciera
y que con ella volvieran los sueños más amados, y que al final permitieran que se sintiera amada y eterna.



Esperando que regresara la mañana.
Aspera Hyems Sinfonia.

Todos los derechos reservados.

©2000-2004

Doro Pesch I´ll be holding on


Venus Bellona.

Llovía en el puerto, cuando los pescadores la vieron caminando hacia el mar
su pelo de otoño estaba mojado, y su perfume no era el de la inmensidad
y caminaba sin prisa, mientras sus ojos vencidos se cegaban por la fuerza de la tormenta
después se sentó a esperar que la noche la encontrase, que las estrellas la vieran solamente a ella.

La tormenta se fue con el atardecer, pero la noche llegó sin las estrellas y sin la Luna
entonces tuvo ganas de llorar, pero si lo hacía perdería cosas que no podría recuperar nunca
porque el dolor le había quitado todo, desde su nombre hasta la luz de su alma
y si ella lloraba, perdía su último gran tesoro, la pureza de sus lágrimas.

Por eso Venus, se fue de allí, quizás porque estaba demasiado cansada de esperar
además esa noche era imposible que regresaran las estrellas, si hasta había comenzado a nevar
sólo por eso, salió corriendo, tratando de recordar en cuál calle era que quedaba su hogar
sin importar cuánto tiempo demorara, cuántos años pasaran, o cuánto perdiera de la eternidad.


Venus Bellona.
Transilvania Passione.

Todos los derechos reservados.

©2004

Heart Alone


Una historia sin melodías.

En qué lugar de su cuerpo se ocultó la muerte?
En qué momento de su vida, ella dejó de respirar?
Cuántas veces me confesó sus ganas de vivir? Cuántas veces me pidió que no dejara de creer?
Pero aún así, ella se dejó vencer, cerró sus ojos para no abrirlos jamás... y dejó que su vida se detuviera en el instante más trágico de nuestras vidas.
Ella, que antes caminaba conmigo por este mundo, ella que supo darle luz a mi vida, quien me dio el aire para que pudiera respirar... ella que me enseñó la mejor forma para vivir, quien me dio la certeza que de veras existía la eternidad.
Pero ella no vivía, no creía en sus palabras, sólo me las decía para que encontrara esperanza, para que jamás la olvidara... no, ella no creía, y sabía que ningún futuro le aguardaba; y tenía miedo, miedo de sufrir y de que las cosas dolieran como en el pasado...

En qué lugar de sus ojos, ella escondió las lágrimas?
En qué lugar secreto de su cuerpo, escondió sus incontables heridas?
Por qué eligió sufrir en secreto, y no contarme la verdad de su dolor?
Miles de veces me pidió que jamás me cayera, que continuara caminando, así fuese en contra del viento, que jamás me detuviera frente a las sombras, que jamás dejara que tras de mí, se cerraran las puertas del mal.
Pero aún así, ella se dejó caer, en un mundo que ella no conocía, y no se pudo levantar, y cuando intentó hacerlo, rechazó mi mano, diciéndome que no me necesitaba para ponerse de pie.
Y no pudo seguir caminando, porque sus pies descalzos se lastimaron en el frío de las calles, porque su cuerpo se volvió frágil y no tuvo fuerzas ni valor para sobreponerse al viento y a la tormenta.
Y dejó que la pálida luz de su alma, se confundiera entre las sombras, en los oscuros cielos de las noches de Agosto, y se alejó de las luz de las estrellas, creyendo que escondida en la oscuridad, el dolor no la encontraría...

Y en el mismo momento en que decidió dejar de vivir, en ese momento, ella dejó de ser la mujer que yo amaba, y sobre sus espaldas se cerraron las puertas del mal.
En qué cielos, en qué nubes descansa su sueño ahora?
En qué rayo de sol se esconde su sonrisa?
Volverá alguna vez, como el cielo aquél, como el mar en cuya orilla, la amé?
Volverá algún día? Volverá al menos por un segundo para decirme adiós?



Una historia sin melodías.
Transilvania Passione.

Todos los derechos reservados.

©2004

Black Sabbath Dying for love


Némesis Divina.

Quizás fue del cielo, quizás sólo quiso terminar con su más amargo anhelo
yo la encontré apagando una estrella, pero después la escuché sollozar en el más lejano silencio
y en la última puerta azul del cielo, ella se quedó mirando, quizás hacia donde no había luz
sólo porque anhelaba ser parte íntima del final, pero sin cargar el peso enorme de mi cruz.

Caminaba como un Némesis, destruyendo con sus pies, miles de flores muertas
la Luna la confundió con la Muerte, yo la encontré hermosa, divina casi como una primavera
pero no se detuvo ante ningún sol que quemó su frente, y no pudo tocarla la melancolía
sólo sé que muy pocas veces sentía soledad, pero que para parecer más fuerte, sólo sonreía, sólo sonreía.

El fuego de su alma, jamás se extinguió, ni aún cuando con sus ojos apagó la luz del sol
sólo que esta vez vieron lágrimas correr por sus mejillas, y quizás hasta haya llorado de amor
pero ella seguía siendo como un Némesis, sólo que por una vez, olvidó su cruel sonrisa
para dejarse ver como la hermosa mujer que era, infinita como el cielo, extremadamente divina.



Némesis Divina.
Transilvania Passione.

Todos los derechos reservados.

©2004

Midnattsol Unpayable silence


En su piel.

El dolor se clavó en su piel, pero no con la fuerza del viento, sino del amor
quizás por eso se haya hecho eterno, y cruel como para no poder ver más el sol
entonces se encerró en un sueño, imposible de despertar o de sentir
y dejó que la sangre escapara de sus venas, para jamás volver a vivir.

Pero aún así, ella me preguntó si la acompañaría, y me pidió que jamás la abandonara
aunque sabía que mi amor era eterno, y que yo había elegido ser el guardián de su alma
pero una noche, la tormenta hizo que ella se extraviara en un universo que no conocía
y yo para encontrarla y detenerla, cerré para siempre mis ojos, y le entregué por completo mi vida.

Entonces los dos nos encontramos  con un milagro, y ella encontró algo más, las ganas de vivir
quizás porque este amor de alguna forma nos había salvado, o ésta era la única forma de sentir
y sólo por eso, una noche, nos complementamos en cuerpo y alma, sobre esta tierra
para que este amor jamás muriera, mientras yo siguiera respirando, y ella continuara siendo eterna.



En su piel.
Transilvania Passione.

Todos los derechos reservados.

©2004

Elis Ballade


Fons Inmortalis.

Cuando la muerte cerró sus ojos, ella se eternizó en una canción de amor
pero no habían palabras de despedida, sólo la historia del dolor después del dolor
por eso le pregunté a la noche, si era justamente yo quien debía de notar su ausencia
entonces recordé el minuto final, cuando escribió mi nombre con la sangre que brotaba de sus venas.

Cuando el recuerdo la encontró dormida, ella se eternizó en la página de un diario
porque los marginados lloraban siempre por ella, y ellos habían escrito su obituario
por eso les pregunté por qué yo, por qué debía de dolerme solamente a mí
entonces recordé que ella me amaría hasta en la muerte, y ésa también es una forma de sentir.

Cuando este mundo la tuvo olvidada, ella se eternizó en el frío de la lluvia de Invierno
para que nadie pudiera olvidarla, o al menos ése era su más secreto y profundo anhelo
entonces le pregunté a Dios, si era yo quien debía cargar el enorme peso de su soledad
fue entonces cuando la vi de pie sobre una estrella, abrazada a mi fotografía, y mirando hacia la eternidad.



Fons Inmortalis.
Transilvania Passione.

Todos los derechos reservados.

©2004

Def Leppard Let me be the one


Debajo de los muros de Babilonia.

Dormida en una cama de piedra, en las ruinas de un amor que ella no podía recordar
atrapada entre miles de recuerdos sin tiempo, en una estrella que brillaba en el mar Austral
encerrada en una profunda prisión de silencio, húmeda de una lluvia que llevaba en su alma
víctima de su propia soledad, perdida en la tormenta, y en un mar en calma.

Inmortalizada en una pared, nombrada con la sangre de los muertos en el amanecer
sombra en mis ojos, dolor y frío en quien jamás en su inútil vida la pudo olvidar
y su corazón en llamas, que yace debajo de los muros de Babilonia
y su nombre de luna y de estrellas, que arde como un fuego eterno en Dios y mi memoria...



Debajo de los muros de Babilonia.
Transilvania Passione.

Todos los derechos reservados.

©2004

Doro Pesch Scarred


Anno Domini.

En el año de las desgracias, su alma se empapó de dolor
después de izó rumbo a los cielos, pero jamás pudo llegar al sol
entonces se confundió con los truenos de una tormenta, con el frío de la noche
para que ni siquiera Dios pudiera encontrarla, y para que yo no recordara su nombre.

En una noche de insomnio, desgarró sus brazos para que sus venas comenzaran a sangrar
después me mostró la profundidad de sus heridas, y me dijo que buscaba la eternidad
y yo quise convencerla, decirle que no era ella quien debía cargar con todo el pecado
que el infierno aún no la necesitaba, que había otros moribundos que caminaban a su lado.

En una época de blasfemia, ella me confesó su más profundo y oscuro secreto
para que no percibiera mis lágrimas, me escondí en las sombras y me quedé en silencio
pero ya nada ni nadie podía detenerla, porque el odio había consumido su corazón y su alma
y en el año de la bestia, ella sabía que no le aguardaba ningún futuro, sólo desesperanza... sólo desesperanza...



Anno Domini.
Transilvania Passione.

Todos los derechos reservados.

©2004