jueves, 7 de agosto de 2014

Warrant Andy Warhol was right


El precio de un amor.

Le confesó en una tarde de café que estaba cansada de vivir
que la vida le dolía demasiado, y que estaba harta de sufrir
él escuchó su historia, que le era conocida, tal vez por amor
o quizás porque él también se sentía cansado de no poder ver nunca al Sol...

Le pidió que fuera su compañero de viajes, su amigo en la soledad
porque necesitaba de sus silencios, y que alguien le contara acerca del mar
y él eligió quedarse, quizás porque no tenía ningún otro lugar
o quizás porque estaba enamorado, y quería conocer el calor de un hogar...

Y se fueron los dos, a caminar por el infinito, buscando su pasado
él le habló de la muerte de algún corazón, ella que no encontró lo que estaba buscando
y con su soledad a cuestas, ellos supieron darse compañía
hasta que ella volvió a creer en el amor, y él pensó que con ella podría rehacer su vida...

Una noche, cuando estaban perdidos en el planeta del Principito
ambos se confesaron entre lágrimas, lo que comprendían por amor
y se fundieron en un beso de fuego, que les pareció durar miles de  horas
porque cuando despertaron, se encontraban bajo las mismas sombras...

Años de amor pasaron, y ellos creyeron que así sería el final
sólo que ella extrañaba el dolor, y él se sentía prisionero y muy lejos del mar
entonces en un mismo beso de fuego, decidieron que lo mejor sería el adiós
aún cuando ellos no lo entendían, y sabían que extrañarían a su amor...

Ella se fue al lugar donde alguna vez cayeron los días
él se quedó junto al mar, esperando que algún día volvieran a unirse sus vidas
y lejos el uno del otro, escribieron sus nombres en los mares de agua y de sal
esperando que algún día, juntos, supieran cómo encontrar la eternidad...



El precio de un amor,
El amor que se arrastra en la oscuridad.

Todos los derechos reservados.

©2004

Liv Kristine In the heart of Juliet


El ocaso de una nueva era.

Cuando ella despertó de su sueño infinito, todos los que amaba, se habían marchado
y las luces de las ciudades, que ella tanto amaba, con el tiempo se habían apagado
y con la inmensa cruz que ella ahora cargaba, decidió buscar su lugar en medio de este mundo
pero más lloraron sus ojos, cuando al cruzar el horizonte, descubrió que todos los que sobrevivían eran vagabundos.

Por eso una noche, conversando con Dios, le preguntó en qué nube dormía escondido el sol y la lluvia caían tan fríos, como si intentaran apagar la pequeña llama en donde ardía su amor
pero Dios no respondió esa noche, sólo apartó del cielo las nubes, para que ella pudiera contemplar la Luna
y entonces se enamoró del universo, y en ese momento se sintió feliz como ninguna.

Y cuentan los muchos que la vieron, que en una noche de verano, cruzó el cielo volando junto a una estrella
y el señal de infinita ternura, escribió su nombre en la arena, para que siempre fuera ella... solamente ella.  



El ocaso de una nueva era.
El amor que se arrastra en la oscuridad.

Todos los derechos reservados.

©2004

W.A.S.P. Godless run


El éxtasis de una sirena.

Crucificada en un altar de coral, ella disfrutaba de las últimas sombras
y esperaba tranquila a la muerte, que siempre vuelve en la más cruel de las horas
amordazada por las cadenas de su pasado, ella dejó de respirar en la mañana
para que las estrellas contemplaran su descanso, para que la noche se encontrara con su alma.

Aferrada a un rosario de caracoles marinos, su cuerpo se eternizó en el agua
después su nombre se fue con la espuma del mar, a la arena en donde nadie la esperaba
entonces Dios la convirtió en una gaviota, para que su espíritu volara libre por los cielos
para que el dolor dejara de torturarla, y si lo hacía, ella podría descansar en paz y en silencio.

Y como ella era parte de la eternidad del agua, se aprisionó en el éxtasis de una tormenta
y ni Dios ni el dolor volvieron a encontrarla, y ni siquiera sus ojos volvieron a verla
porque su voz se hizo de truenos, y el brillo de sus ojos se transformó en un relámpago brillando en la oscuridad
oscuridad eterna que me dejó su alma, cuando ella decidió por los dos, que jamás habría de regresar.



El éxtasis de una sirena.
El amor que se arrastra en la oscuridad.

Todos los derechos reservados.

©2004

W.A.S.P. Into the fire


El amanecer de la eternidad.

Prefirió morir en mis brazos, a decir que se arrepentía del amor
quizás por demasiado orgullo, tal vez por estar conmigo bajo el mismo sol
y le fue imposible aferrarse más a mí, sus manos cansadas no la dejaron
o fueron las sombras de la noche, donde su alma y la mía nunca se encontraron.

Prefirió sufrir delante de mis ojos, antes de pedirme perdón por su crimen
pero aún así lavé su frente con agua bendita, donde todos se redimen
y dejé la cruz de mi vida en sus manos pálidas, ahora tan lejos de todo
mientras las paredes de la Iglesia y los ojos de Jesucristo se volvían rojos.

Prefirió quemarse en el fuego del amor, a volver a amar conmigo
aunque habían pasado tantos años ya, que no recordaba cómo era ser su amigo
quizás por eso conservé su cuerpo bajo el eterno cuidado de nuestra madre naturaleza
esperando que el tiempo la convirtiera en una flor, que naciera la próxima primavera.




El amanecer de la eternidad.
El amor que se arrastra en la oscuridad.

Todos los derechos reservados.

©2004

At Vance Lost in your love


Donde siempre habría de esperarte.

Dormías en una cama de rosas y de estrellas olvidadas
dormías en el sueño más puro, en un mínimo teatro de la tragedia
más allá de las palabras, tu amor se hacía parte del infinito
más allá de las promesas, aunque dijeras que siempre estarías conmigo...

Hablabas entre sueños, acerca de los años pasados en los mares del Sur
de los caminos hechos en Egipto, de las noches en que te alejaste de la luz
porque decías que siempre serías parte del mundo, esencia de la Tierra
más allá de todas las pequeñas cosas, más allá de ser la sangre que corre por mis venas...

Yo te cubrí con las sábanas de la inconsciencia, para no despertarte
tú pronunciaste frases inconclusas, llenas de paz para no desesperarme
y mientras tú dormías, miles de estrellas errantes resbalaban por tu espalda
por donde antes resbalaron mis besos, para esconderse en tu alma...

Me quedé dormido junto a ti, para que el sol de mañana nos despertara
pero cuando desperté, tú estabas ausente como el sol de la mañana
más allá del horizonte, escribí tu nombre con las estrellas que dejaste en mi alma
y marqué el lugar donde sabes que siempre estaría esperando, junto al Mar de los Sargazos, en una pequeña cama hecha de corales y de algas...



Donde siempre habría de esperarte.
El amor que se arrastra en la oscuridad.

Todos los derechos reservados.

©2004

Def Leppard Kings of the world


Días de Diciembre.

Las viejas nubes se prepararon para la tormenta
la brisa y el viento se congelaron hasta el más aberrante dolor
sé que tú me mantuviste seco y caliente en tu habitación
pero fue porque no podía quedarme afuera y así morir de amor...

Mientras la hermosa y blanca nieve caía en mis cabellos
yo buscaba tu nombre sobre la tierra, pero no estabas ahí...

En un frío día de Diciembre
donde me encontré con la soledad y con que tú ya no estabas
en las noches donde recuerdo
tus frías manos que me mantuvieron caliente
en los viejos días de Diciembre...

Nunca más pude ver al futuro desde la ausencia
yo sé que el tiempo te devolverá alguna vez
pero para decir cuánto te amo, no encuentro palabras
sólo un viejo libro de poemas de amor dentro de mi alma...

Fría y hermosa
donde te vi vestida de mis manos y de hielo
yo quise tocarte, pero tú no estabas ahí...

En los anhelados días de Diciembre
me enfrenté a la soledad cuando supe que ya no estabas
ahora en las noches yo recuerdo
tus frías manos que me mantuvieron caliente
en los frío y lejanos días de Diciembre...



Días de Diciembre.
El amor que se arrastra en la oscuridad.

Todos los derechos reservados.

©2004

Def Leppard Two steps behind



Detrás de las puertas del mal.

Llovía en la tarde cuando sus ojos de cielo y agua se cerraron para siempre
un ángel azul se llevó su sonrisa donde nadie podría escucharla
y yo me quedé entre las lejanas voces del viento, escuchando sus lágrimas
que hacían eco en la eternidad, detrás de las puertas del mal...

Antes de su viaje infinito, me contó acerca del río de los siete colores
y me juró que lo navegaría si alguna vez, se sentía vencida y dolida
yo le pedí que recordara mi nombre en las horas más bajas
porque quería que se fuera conmigo, y que en su corazón se llevara mi alma...

Llovía en la tarde cuando decidió que el tiempo de la espera había terminado
entonces se subió en un corcel de viento, y partió al lugar que siempre había soñado
yo quise detenerla, decirle que más allá de todo, nada nos era imposible
ella prefirió fingir que no me escuchaba, a pesar de las lágrimas de amor que empañaron sus ojos y su alma...




Detrás de las puertas del mal.
El amor que se arrastra en la oscuridad.

Todos los derechos reservados.

©2004

Def Leppard Love bites


De un cuento de hadas.

Ella encontró un camino nuevo para vivir en la luz
para llenarse de su aliento eterno
aún por las noches vuelve, y acaricia mis hombros
y me hace brillar en la noche, con su mágico abrazo.

Ella era la esperanza, cuando se fue, el mundo se quedó sin ella
y sólo nos quedaron los cielos oscuros, y ciegos horizontes
y miles de niños preguntándose, por qué deberían de permanecer aquí...

La noche estaba nublada, ella anhelaba sus lejanas tierras, y volar sobre sus montañas
y por una sola vez, mirar hacia atrás, para llamar a la esperanza de la luz
ésa que al irse, yo dejé perdida atrás
además necesitaba de su poder dentro mío, la necesitaba para limpiar el vacío
antes de que el vacío cayera, dentro mío.

Ahora ella está perdida en un sucio y amargo recuerdo
el cual es difícil de recordar...
... pero el tiempo volverá, ella usará mis alas
y se llevará las nubes que hoy están pesando en mi vida.




De un cuento de hadas.
El amor que se arrastra en la oscuridad.

Todos los derechos reservados.

©2004

Def Leppard Too late for love


Danzando a través del palacio de la belleza.

Ella era hija del cielo, pero decidió probar conmigo lo que nos quedaba de amor
sólo que en mis ojos encontró la más oscura de las noches, quizás repleta de dolor
pero aún así decidió quedarse a mi lado, y su esencia se fundió en la tierra
ella que alguna vez fue un ángel, danzando a través del palacio de la belleza.




Danzando a través del palacio de la belleza.
El amor que se arrastra en la oscuridad.

Todos los derechos reservados.

©2004

Europe Bring it home


Cuando los últimos héroes cayeron.

Ella buscó la luz de su alma, en la más oscura de todas las magias
y se tornó perversa, cuando vio que la muerte era lo único que le aguardaba
entonces me preguntó si el pasado habría de volver alguna vez
sólo para saber si debería de llorar, o debería comenzar a creer.

Cuando los últimos héroes cayeron, ella me mostró lo roja que era su sangre
y me preguntó si la recordaría, en el momento en que ya nadie la recordase
quizás sólo por eso, me prometió que un día, ella habría de regresar
pero lo haría llena de gloria y orgullo, para que quemaran su cuerpo en un altar.

Y es muy posible, que Dios haya sentido piedad de su alma, porque no se la llevó
y tal vez en ese momento ella se sintió enamorada, porque con sus manos pudo tocar el sol
y sonreía, como nunca antes lo había hecho, y entre miles de lágrimas, me confesó que era feliz
porque ya ni siquiera la muerte podría tocarla, y lo único que le restaba, era aprender a vivir.

Entonces en ese momento, en el cual los últimos héroes cayeron
ella se sintió más mujer que nunca, amada y deseada, cálida como el un sol en Febrero
y fue ahí, cuando tomó mi mano, y me preguntó de qué color era el mar
así ambos comenzamos a vivir, y aún nos quedaba toda la eternidad.




Cuando los últimos héroes cayeron.
El amor que se arrastra en la oscuridad.

Todos los derechos reservados.

©2004