viernes, 9 de enero de 2015

Ángel negro 666. D.A.

Yo no voy a contar la típica historia de halloween .. no la historia que os cuento a continuación puede ser tan impactante que yo diría que los menores no la leyeran pues bien mi historia trata de una chica de 16 años, a ella le gustaban mucho los vampiros el cementerio la oscuridad e incluso estaba muy interesada por Satán.

Cuentan que esta chica salió una noche de su casa en dirección al cementerio, iba de negro como siempre con sus cruces sus pinchos etc, convencida de que aquella noche no se por que extraña razón Satán se le aparecería .Cuando llego al cementerio sintió un escalofrío y exclamó "Satán esta aquí" ... pero no no era así, quién la acompañaba aquella noche era el ángel negro que siempre había estado con ella pero que desconocía.
Esa misma noche un grupo de jóvenes, típicos locos que se aburren y no sabían que hacer , con una borrachera encima aparecieron por allí, de pronto la maravillosa noche que creía
que iva a pasar en el cementerio con satán, se convirtió en su peor pesadilla.
Ella empezó a encender sus velas negras a dibujar el símbolo de satan , pero no con una tiza, si no con la sangre que salía de sus venas, pues la chica estaba totalmente convencida de que aquella noche satan subiría del infierno para reinar en la tierra y todo gracias a ella y a la sangre que corría por sus venas. Pasados unos minutos los chicos empezaron a espiarla pero como son tan pocos indiscretos ella les escuchó, les invitó a que se sentaran con ella en el círculo, así habría más energía.
Ella empezó a reírse a mirarles el cuello y a preguntarles que les parecía todo aquello, los chicos que no sabían lo que decían le contestaban a todo que si, ella hizo una
pregunta a los que ellos quedaron callados sin hablar, ¿no saben cual es? ...jajajajaja, adivinadla, pues claro que es esa ¿como os gustaría morir?, ella llevaba una preciosa espada de acero que había conseguido nadie sabía como, la espada era preciosa los
chicos quedaron maravillados al verla, pero mas impactados quedaron segundos después cuando el ángel negro se apodero de ella y empezó a decir lo siguiente :
CHICOS SIENTO ANUCIAROS PERO HABEIS ELEGIDO UNA MALA NOCHE PARA VENIR AL CEMENTERIO, NO
TEMAIS PERO HOY ES EL GRAN DIA QUE ESTABAIS ESPERANDO?
Uno de los chicos muy alegre exclamó "¿que pasa tía que nos vas a dar polvos de ángel pa la fiesta?" , ella sonriente exclamo polvos no pero os aseguro que Ángeles si que os vais a convertir, los chicos empezaron a reírse y ella con su preciosa espada empezó a hacer gestos y de repente uno grito y dijo AHHHH!! Los chicos le miraron y dijeron muy aterrados ¡JODER!, al chico le faltaba la mano derecha, el chico quedo inmovilizado por el dolor pero los otros dos intentaron escapar y como no se pero inexplicablemente la chica voló sobre ellos y los alcanzo, ella les dijo tenéis miedo, no veis que tan solo es una broma que os estamos tomando el pelo tras unos minutos de conversación los chicos se calmaron y volvieron al lugar, pero su amigo ya no estaba, se preguntaron qué había pasado con él, del cielo llovían gotas rojas, era la sangre de su amigo que estaba colgado de un árbol, con las tripas fuera y con una expresión de alegría en su rostro.
Eempezaron a oír voces, pues la chica estaba invocando a satan, os preguntareis ¿apareció?
pues no, no llego a aparecer, la chica un poco triste al ver que no había conseguido su propósito, siguió la fiesta con ellos, cuando los dos estuvieron totalmente indefensos y borraxos por el suelo, volvió a sacar su espada ellos quedaron impresionados pero demasiado tarde con un solo gesto los degolló a los dos.
Como antes os había comentado a ella le encantaban los vampiros, y sin pensárselo dos veces se bebió toda la sangre que chorreaba por los suelos, la chica no podía reaccionar pues no era ella misma su ángel negro mandaba en ella, poco después de beberse toda la sangre y sacarle los ojos como un premio de su gran matanza la chica reacciono, la chica quedo impresionada, pero al ver su boca llena de sangre y su preciosa espada llena de gloria sonrió y dijo:
GRACIAS SATÁN, POR QUE AUNQUE NO HAYAS APARECIDO ESTOY LLENA DE GLORIA, AL FIN MI SUEÑO SE A ECHO REALIDAD, GRACIAS.
Diréis que psicópata, pero a ella eso la llenaba le hacia creer que era grande, como veis esta historia no tiene un final triste, pero cuidado desde entonces no ha vuelto a su casa y Han habido varios asesinatos en cementerios, así que amigos no se os ocurra ir ningún 30 de octubre (dÍa de satán) a ningún cementerio, pues vosotros podéis ser la ofrenda a este gran dios, seréis los corderitos.

Mi abuelo. D.

Hola, voy a contaros una historia que me pasó hace 3 años. Un día mi familia vino a casa con la mala noticia de que mi abuelo estaba mal y que le estaban cogiendo unos infartos que lo iban a dejar sin memoria y podía que le llevasen a la muerte.
En esa época mi abuelo tuvo la manía de ir cada 5 minutos al baño aunque no tuviera que hacer nada y caminaba con un andador de esos para ancianos. Las cosas que no quería mi abuelo que se gastaran mucho eran el agua, la luz, y el teléfono.

Un día mi abuelo murió y aunque cueste creerlo murió en la noche de halloween sobre las 10. Desde aquel día comenzaron a pasar cosas raras.
Mi tía se trasladó a vivir a la casa de mi abuelo. Allí cuenta ella que todas las mañanas se encuentra la luz del cuarto de baño encendida.

Yo no me lo creía porque además contaba que se le abrían los grifos, pero una noche decidí quedarme a dormir allí.

A la mañana siguiente me desperté antes que mi tía y escuchó un sonido extraño por el pasillo. Con mucho miedo me acerqué a la puerta y comprobé que era lo mismo que sonaba cuando mi abuelo iba al baño con el andador. Como a mi me dan mucho miedo esas cosas me fui a la cama a despertar a mi tía. Ella y yo nos asomamos y no había nada pero al acercarnos al cuarto de baño vimos la puerta abierta, el grifo abierto y las luces encendidas. Al ver esto me asusté mucho pero mi tía pensó que habría sido una broma de mi primo que vive en el piso de arriba.

Después de un mes de haber ocurrido esto, fui con mi primo a dormir a su casa. El piso de mi primo tiene un teléfono distinto del de mi tía de abajo. Mi tía se había ido a comprar la cena para todos y a las 10 de la noche justo a la hora que había muerto mi abuelo llamaron desde la casa de mi tía (antigua casa de mi abuelo) por teléfono. Lo cogimos y no se escuchaba nada. Al ver esto, bajamos al piso de mi tía por si era ella que quería algo y ya había vuelto. Cuando bajamos vimos el teléfono descolgado y la luz del comedor encendida. Con miedo apagamos la luz, colgamos el teléfono y nos subimos arriba.

Cuando llegó mi tía nos cuenta que al llegar sobre las 10:30 se encontró la luz del comedor encendida y la tuvo que apagar. Entonces mi primo y yo nos aterramos.

Desde ese momento no volvieron a pasar más cosas pero a mi sí. Todas las noches soñaba con que mi abuelo se me aparecía en la oscuridad y me llevaba a su cuarto y me asustaba, o que me perseguía como un muerto o algo así. Llevaba 3 meses soñando con lo mismo todas las noches sin apenas poder dormir. Hasta que al final una noche dije basta! y empecé a hablar al aire esperando a que me escuchara mi abuelo diciendo que me dejara en paz que ya me había asustado bastante y que se fuera para siempre.

Soñé esa noche que mi tía pintaba unas letras extrañas y doradas por las paredes de su casa, entonces mi abuelo se volvía muy flaco y caminaba hacia la terraza donde una luz muy grande blanca se lo llevó. Pero lo más extraño fue es que mi abuelo no volvió a aparecer en ninguno de mis sueños desde aquella vez ni tampoco han vuelto a pasar cosas extrañas.

La prisión de la bruja. S.

Era el treinta y uno de Octubre, una familia rica buscaba una mansión en el bosque de ricos. En ese bosque toda la gente era rica y había unas mansiones, todas muy lujosas. Al fin, vieron una mansión, la mansión de sus sueños, había unas verjas viejas, negras y oxidadas.
La entrada tenía varias escaleras y al final había una puerta de madera con un cristal en el centro y el pomo de la puerta era de oro, también tenía un pequeño cementerio con unas cinco tumbas. Ya decididos a comprarla, mientras los niños, Marta y Héctor iban a conocer a niños con quienes jugar, los padres buscaban al vendedor de la casa para pagarla. Ya había pasado una hora, los niños se acercaron a la mansión y en la puerta vieron una nota que decía:

"Entrad chicos, esta noche no estaremos en la casa, pero mañana sí, echaos pronto a dormir"
Los niños entraron en la mansión, a los dos pasos se cayeron por una trampilla, cayeron a una montaña rusa que iba completamente recta y sin elevar su altura, en poco rato el vagón de la montaña rusa saltó y ellos salieron volando, cayeron en un sofá muy cómodo. La tele se puso sola. Estaban muy entretenidos con la televisión y con los zumos que les servía el robot mayordomo. De repente, a las doce de la noche, cuando se iban a dormir les agarraron unas hierbas y cayeron por una trampilla a una piscina salvaje con tiburones y ranas, rápidamente salieron para que no les comieran los hambrientos tiburones ni les saltaran encima las ranas. Después los niños como estaban cansados empezaron a ver cosas raras como esqueletos, brujas, calabazas, gatos negros y otras cosas de miedo. Dieron unos cuantos pasos, cayeron por un tobogán y después subieron por unas escaleras falsas, al pisar una escalera se hundieron y bajaron todo lo que habían subido, y se oyó una voz que decía:
-¿Qué haceis en mi mansión? ¡Fuera todos o moriréis!
-¡Va, va, vale! pero ¿Dónde está la salida?
La persona oculta en la oscuridad ¡Era una bruja! Ellos echaron unos pasos hacia atrás con miedo a que les hiciera algo. La bruja dijo:
-De eso se trata, si no conseguís salir de la mansión en media hora os pasará algo
terrible.
En poco rato consiguieron salir. Pero la bruja los encerró en una jaula, como eran muy delgados consiguieron salir de la jaula, andando un poco vieron un cartel en el que ponía: PRISION DE LA BRUJA
Abrieron la puerta, la habitación estaba llena de esqueletos y más esqueletos, vieron que había unos niños, se acercaron a ver si estaban vivos. Sí que estaban vivos, Juan y Ana, que así se llamaban los niños, tenían 15 años, Marta y Héctor tenían diez años. Juan y Ana les explicaron que la clase de 5º la noche de Halloween hay dos elegidos una chica y un chico. Ya terminada la historia que les contaron pusieron en un montón los esqueletos y salieron por la ventana, la bruja les echó un hechizo y nunca más se supo de ellos. Sus padres encontraron una nota en la que explicaba todo.
Los niños de 4º tenemos miedo, esto se repite cada cinco años, pasó cuando éramos bebés, cuando teníamos 5 años y el año que viene nos tocará a los de cuarto.