lunes, 26 de enero de 2015

Otros poemas. José Miguel Ullán (1944-2009)

        Bethel

                                             Despertó Jacob de su sueño y dijo: "O
                                          sea que Yaveh se halla en este lugar. Y
                                      yo andaba sin saberlo." Luego, asustado
                                           prosiguió:  "¡Qué temible es este lugar!
                                     ¡Aquí está, sin duda, la casa de Dios; aquí
                                      está la puerta del cielo" Al alba, Jacob se
                                          levantó, tomó la piedra de la que había
                              hecho su cabezal y derramó aceite sobre ella.
                                                             Y llamó a aquel lugar Bethel...

        Allana, ortiga, el enemigo valle.
        Murmullo solo de enlutado, ay, loro
        ora que el hoyo de aleluya estalle.
        Halle el caudillo su final desdoro.

        A un sofle fust tot perdu:
        cuando la orina de algún niño acalle
        la parda pompa de este pompo coro.

        Del arco corres, pues corrupta herida
        veda la risa corroyendo el ceño
        si hace mudanza no letal tu brida
        ayer cautiva por cautivo ensueño.

        A un sofle fust tot perdu:
        Cuando la airada Babilaña pida
        helechos, leches, coliflor sin dueño.

        El esqueleto volador rabudo
        robusto honor por sorda ausencia ha roto.
        No pasarán. Pero el solemne embudo
        a cada larva le rapiña el voto.

        A un sofle fust tot perdu:
        Cuando los huesos del tapir que anudo
        sean lascivia para terco choto.

        Exhuma, oh templo, tu abultada espuma
        al pocho día de plumaje grave,
        y venza o coma la esperanza suma
        carcoma, roncha y cuajarón süave.

        A un sofle fust tot perdu:
        Cuando el pepino prominente asuma
        rajar la crisma de la misma hoy nave.

        Fulgores de basílicas mayores
        cierren -y cruz y raya- el desvarío.
        Ruinas de mármol, orinal de honores,
        de tripas corazón y siga el lío.

        A un sofle fust tot perdu:
        Cuando la mano, sin decir ni pío,
        tache la noche. (Coridón, no llores.)

        

        

        De corazón a corazón...

                                                       yo no robé, no asesiné; fui niño
                                                y en cambio me golpean y golpean
                                                                                                        Gelman.

        de corazón a corazón
        hirientes
        aluvional la carta y la alianza
        voy a buscarte en roca compañera
        deslizando los naipes por la manga
        los naipes por el pecho
        los naipes por la casa
        y aquel fuego de flechas sin manzanas
        yo te diré
        que no aguardo feliz junto al estrago
        de la tormenta patria

        apasionadamente cruzaremos
        la frontera de tierra maniatada
        mientras prevés la hora bajo las catedrales
        y te arrojas al músculo
        porque te llamo en nombre del andamio
        porque de acumularte mi memoria repica
        y aquí las decisiones
        los versos apagados
        narrar calladamente el olor del destino
        del pájaro maldito
        de las llaves sumisas
        (ah el traidor rendimiento)
        que descubren la cama
        y amigos siempre amigos
        bebedores de muerte
        que decimos a todos
        venid venid venid
        este es el llanto

        cuánta desesperanza milenaria
        al trenzar el cordón bajo la encina
        mientras el beso a poco
        la hoguera por mañanas
        letanías vigentes de joaquín
        húmedas letanías
        y decirte que adiós que hasta la tarde
        pero con una duda
        imperdonable
        amada
        por su sabor a no sé qué sabido
        en las dolidas calles
        repletas de tristeza
        repletas de amargura
        bofetones pacíficos

        todo está caro
        amor
        por las esquinas
        y ayer peor y qué vendrá mañana
        obligado silencio sempiterno
        cerca del descubrir la dentadura
        la calavera en fiebre
        por encima de tanto salmo al padre
        nosotros no diremos el vocablo sufrido
        como dice ramón
        palabras anchas
        y para darme cuenta
        para amarte sabiéndonos con miedo
        del hachazo en la espalda
        rompo todo naufragio
        me levanto del féretro
        te tomo de la mano
        rompo las prohibiciones ya previstas
        o sea rompo todo
        rompo a llorar a silenciar las cosas
        el labio solitario
        por ti y por mí
        por cuantos
        renunciamos a hablar del arcoiris
        y desfilan amigos como félix
        estimulando el grito
        velozmente la red
        enumerados
        (mucho perdón os pido)
        como quien relatara
        una fila de muertos entrañables
        relatada por muertos
        como tú y yo
        como la noche misma
        como abanicos muertos
        pese al miedo en la palma de la mano
        el corazón la carta y la alianza

        "Amor peninsular" 1965

    

    

        Doble filo

La aurora rumorosa al niño apenas
de la baraja destronado impide
palidecer por esas manos llenas
del halo oval (ceniza ayer) y arenas

    donde la hora boreal divide
    blanco de azul y vendaval de venas
    al par que el labio con su luz se mide:

        -Tu cicatriz, el tacto y la manera
        de reflejar en la madera el corte
        no dicen lo que dice, aunque cayera
        este al oeste tras la pejiguera
        de la doblez de ser mundana y norte,
        una mirada - que la tuya, ay, fuera
        si el retrato quedárase en la corte.

             -Pero queda por ver, al ver tan dura
                   señal de no trocar la vista en ojos,
            pues no hay durar de claridad segura,
            qué chispas de esperanza me asegura
          dicha empedrada, mas jamás rastrojos,
               cuando del humo la corriente oscura
        ascienda en busca, a mi pesar, de enojos.

        quisiste comenzar de otra memoria
        casi invisible tenedor así
        así
        (nada de nada)
        muertos bajo la diestra del limón
        cerróse cual conviene el instrumento
        que a todo vaticinio satisface gota a gota

                         de otro pulpo de un casi
                así empezaba aquel comienzo
        entre aire y ceja por atajos remos
                    entre bandadas de caballos
                                                       y luego
                           de desposada iniquidad
                              otra hora otra espada

        obediente al metal
        a la alianza
        otra orilla mentida donde nunca
        pero ahora quién da
        pobre rodilla un día
        como alivio (me digo) como espejo
        que no ve que no va

                           obediente al cristal
           entre comienzo y fin sin lago
        volveremos (me dices) a jugar
           el lazo peligroso está tendido
                                 como fuera de ti
            aprisionado en otro invierno
           cortaremos el hilo de la aguja

        apunta a ciegas el mortal testigo
        tan diestramente al encumbrado intento
        nada quiere temer
        no despertar salvo en el otro brazo
        mas libre de rencor
        el recuerdo del pan
        en soledad de decisión dorada

        que nada ve y que va (más azúcar / más luz)
                               de no decir si el corazón cual río
                                                            temer quisiera
                          acaso preso de ese mismo empeño
                                                           partir quisieras
                                                         breve y probado
                   por el nudo del susto aún más cortable

        mira cómo empeora la esforzada ceguera aquí
        en la farsa invencible y a deshora
        las viñas miraremos otras danzas
        así quienes hacen racimos del apodo
        coronada de tinta o de sospecha se hielan
        pendientes de una sola palabra trasquilada
        de bronce o de cordero [afila los sentidos

                          la risa sustentada allí
        cara a cara las viñas miraremos
                         unas y otras se hielan
               quienes concurren a la seña
                         pese a las lanas gimen
                           otra punta otra daga
                                 afila las espuelas]

        así quisiste comenzar a desbarrar
        ni a tiros y contra el blanco
        contra el éxtasis sacado a concurso
        contra las fuentes contra los senderos
        y contra todo aquello que se larga sin ruido
        contra los trepadores envidiosos
        contra la corte y confección fisgando

                        contra los árboles que no se mueven
                              contra el silencio su vivito gemelo
                           contra los ácidos cristales coleantes
                                                          contra el chupete
                             contra las flores que miran al cielo
                    porque contemplan otras sombras fijas
        la manera incruenta de almidonar otro poema

        quisimos convertir la vida en una descansada porfía
        quisimos fortalecer la imagen desde la barrera
        quisimos desmentir que las abubillas roncan además
        quisimos elogiar el color por los colmillos
        quisimos asimismo cortar zas por lo insano
        quisimos buscar agua en el parchís
        queremos comprobar que el secreto es la llave

        pero la mesa estaba servida
        pero la mesa estaba servida
        pero la mesa estaba servida
        pero la mesa estaba servida
        pero la mesa estaba servida
        pero la mesa estaba servida
        aunque la mesa esté servida

        Y no sabiendo jamás
        lo que el doble filo es,
        bese a la silla sus pies;
        que no hay más
        aquí que allí.





        

        Manjar lento

        Benditas sean las cosas que llegan siempre tarde
        y no lo sienten
        –perdidas ya de vista o bien batidas
        o incluso blanquecinas al sol del tacto–;

        su demora nos libra del sofoco
        propio de cualquier logro puntual
        engullido
        sin pasar por el paladar ("¡a otra cosa!")
        de la gratitud no rentable.

        



        

        Testamento

        la voz es voz
                              hiciera
        añicos las palabras redentoras

        ...la quijada blandida,
        la mueca de tu hermano,
        la saliva secreta, la agonía
        capaz, de darte posesión primera,
        última ya (oh cuerpo ensangrentado),
        herencia de este salmo, tierra ajena,
        fuga para siempre, libertad cautiva...

        la voz es voz
        no existe

        no existe aroma nuevo

                  cerrad mis párpados

        "Mortaja" 1970

        


        

        Tres y trino

                                         Para Sarah Gorby, acompañada
                                                 a la guitarra por Jean Bonal.


        Tres vecinas en mi cama.
        Tres. Tres. Tres.
        Giro y giro como un pez.
        Tres vecinas. y otra vez.
        Corrióseme la persiana.
        Desperté.

        ¡Vana fue aquesta mañana
        sin las tres!

        

        

        Un dibujo de abril para María Zambrano

                                             

        La exactitud vivida de lo que contemplamos
        en la blanca mirada del agua
        no nos deja ser el destino
        -pero nos da, sin levantar la mano,
        la mansa sensación de ir acercándonos
        al felino escondite de aquel encuentro:

        Menos borroso que una hermandad,
        ventana.
        Y más anónimo que un lirio,
        espejo

        Un manantial, una hermandad republicana {alguien
        tenía que decirlo), un lirio
        -y la voz temblorosa
        («la poesía va contra la justicia»)
        de la primera luz,
        al despertar perdida
        en la corazonada discontinua del bosque.

        

        

        Unidad

        Unidad, nos hemos salvado,

        aunque fuera preciso creerse
        en los brazos del sueño primero:
        esas sombras que cruzan el Duero
        para oírse gemir en la noche
        de la otra orilla, al desnacer,
        lo mismo:

        ¿Qué es esto que yo no he sido?

De "Ardicia". José Miguel Ullán (1944-2009)

1
En la noche risueña del destierro, libre ya de la ley y del instinto, un charco de agua clara
me detuvo. Mojo el dedo cordial trazando un círculo y su humedad al paladar le encasca.

2
Llora, porque toda mirada entraña error.
Mas los andrajos, horca, palio y cruz no morián por este llanto. Mejor, fulgir 
a solas y rezar en balde. ¿Como el topo? Así; dueño de la penumbra y de su
asfixia.
Hablando por hablar. A ciegas. Ojo del corazón, quema el paisaje.

3
Persistente, la rosa. Esclavos somos de raíz. Rosa hedionda, zozobra y
estupor de la mordaz melancolía. 
A la fosa nasal llama la Historia con sus inciensos categóricos. Corre el
verso al runrrún del sacrificio, de mar a mar y seductor.
¡Musa servil! Sobre tu altar, un huracán de esperma.

4
El sordo dios: la carcajada inmóvil.
Murmullo de otra luz será tu fe. Aléjate de la espresión forzada o del silencio amilanado.
Oye tan sólo la armonía neutra de lo indeciso e indomable. Deja abierta la puerta más sumisa.
Esa ignorancia zumbará en tu oreja. Fraternalmente.

5
Si la mano va y pierde la cabeza y, en un doble ademán de supresión,
rompe la flecha y borra el blanco, ciérrase luego sobre el gran reloj, sangra y se
ofrece al vilipendio abyecto, nada esperes que iguale esta pasión, Teoría.
A todo lo dás diles que bueno.

De "El jardín de Damasco". José Miguel Ullán (1944-2009)

Al abrigo del viento sólo hay muerte
     todo vuela viajero pez o espada
             nada decae brote o flor te engañas
el cuerpo cae pero dueño empero
                                     de otro saber

caer caer
                            no reo
de alguna nube levadiza tala
  escritura y razón
                           oh red
                           ondean esculturas
  salta al cielo
para caer
         caer en otro amor y pende
         ángel del hilo del olvido que
al abrigo del viento sólo hay muerte

En la laguna habita nuestro espíritu.
Dibuja:
             aguas arriba, el humo;
             aguas abajo, el fuego.
Tu sueño halla en el fondo la salida: el eclipse total.

Entrad, entrad desnudos en la última noche de la nieve
enemiga.

Dichoso será aquel que se prolongue
y en medio de las llamas no se encienda. entrad, entrad
cayendo como las dinastías.

La sangre
     ofrece un nombre
         a lo siempre anterior.

Mediodía del cuerpo  transparente
deja el imán para el otoño dicho
penetra hasta el cristal confía
en el asombro que atraviesa el aire
signo intocable dilatado asilo

Si has llegado hasta el trono, multiplica tu fe. Inmutable,
sé infiel al escarmiento de la cera.

Aquí, en el altivo campo de las ofrendas, una mano despoja y
reconoce las ardientes estrellas que florecen cuando toda
escritura se apaga. Así es mi canto: ausencia.

De "Acuarelas de nieve". José Miguel Ullán (1944-2009)

¡Ay de los que pasaron confiados por esta cárcel navegable
y blanda!
-¿Me amas todavía?
-¿Y tú qué piensas?

Desmesurados, paralelos, lentos, dóciles y esquimales.

El dulce escalofrío  de ser tacto y pared, color y torbellino,
gaviota de la espuma, línea erecta, oro y tizne a la vez. 

En aquel solemne exilio resplandecía su tenaz murmullo
casi lascivo.

Esta mancha  sonora
que fue música y nieve,
¿qué es?

Esta música tibia
qué dibujo va a ser,
¿qué no es? 

La noche  que aquí yace vaticina otra isla más menguante.
El reino de la luna está fundado sobre una esponja.

La puerta empieza a devanar sus hilos.
Nadie saca la aguja del candado.

Los azules desmienten el deseo dentro de las palabras
desechadas. Es más sensato amar cuanto rechazas.
Ahora, cuando el asco ya llega a su destino.

No pierda más quien ha perdido tanto: las plegarias irán,
Melancolía, allí donde ´l sol tace. Despinta el aire este rincón
sagrado con mudable quietud. Y arden hierbas de amor
que no recuerdas.

Ojo dócil, lo mismo que la niebla del arcano final.

Humo de la mirada, crimen cóncavo cuando el agua amanece.

Paisaje, amor, revolución...
Fantasmas y piratas en la costa, protegidos por cañas palpitantes.

De "El desimaginario". José Miguel Ullán (1944-2009)

Alegremente embarulló el peligro con el deseo, con el exceso.
Doblez bisexual:
Por dentro, lancinante procesión; antruejo pajarero a flor de trono.
Innecesario, otro estilo.

Alianza de orgullo y de agua escrita con el tizón del escarmiento.
No hay más cera que la que arde; ni poema encendido en la victoria.

Dicen que el corazón es el freno de la quimera.
Todo secreto proporciona un disfraz. Latir de indiferencia
nos predispone a la mentira.
Bajo esa incertidumbre, contemplamos la huella del eclipse
lunar: lábil azar, trastocado en dicha puntual y párvula.
¿Premio o castigo? Incorruptible privilegio, la duda.
Aunque dicen también que el corazón es la espuela de la cordura.
Poco importa el decir cuando no calla
a la larga...

¿Enmudecer? Tampoco. El poeta reclama espuela y freno.
El desconsuelo es su lenguaje; el vicio, su posada.
¡Que la mano congele esos tesoros!

Insensible a los cielos -otro espacio, otra estrella-, toca
madera y llama.

Jamás, en este amante, la sazón del racionero comedido.
Escucha el acto -precipicio impuro- y no el retoque del prejuicio
     noble.

Lengua de fuego, beso fatuo y mudo sobre la piel de la pardal
gramática. Lejano siempre, el resplandor real del ya dorado y
reflexivo cuerpo. Y, pese a ausencia y sinrazón, con mil amores
clavó allí los ojos; desde los aires, supo ver (creerse) el epitafio de
un error durable.
Dispuso en verso la febril ceniza que eyacularon la invención
y el vuelo. Para mudar la voz en imprudencia gris -ripio solar
de su zozobra suma.

Maleficio condal: pedir cuentas al juego de palabras (vida);
abandonarse a la pasión (pecado) y, a la ventura, faltar contra el
orden (muerte).
Recomenzar hasta la aurora.
Y, al fin, quebrar la soberana argolla de la marchita libertad.
Pues ¿qué lujuria sin mazmorra grana?

Sagrado don, lascivo despilfarro. La poesía ilumina lo estéril
(el suspiro).
De esa quietud voluptuosa nace la gran sospecha gongorina:
sin exageración no hay paisaje; sin laberinto no hay rigor;
sin lujo no hay escritura.
El conde nos propone una salida, neutra y terrible a un tiempo:
maldecir.

Soberbia. Necesidad. Capricho. Resistencia.
Hacerlo todo. Contarlo todo. Cantarlo todo. Creerlo todo.
Precisión.
Nada esperar.

Sólo se logra paz en pensamiento. Y, sin sobrar, nos basta.
Serenidad del desterrado eterno.
Nudo final, cada caricia. Despedida sincera, cada signo.
Sólo su ejemplo es hechicero en patria de siluetas uniformes.
Aquí no hay coba: la cuchilla sabe.

Tatuaje
El semejante nos imanta. Afinidad condenada al reflejo, a la lectura.
Ése es el mal original.
Añadid prohibición a piedad tal y sólo entonces amaréis su ofrenda.

Un estertor superficial no basta.
Prever la hora y regresar, sumisamente, al barco cuando más sopla el huracán,
aun irrisorio, empieza a ser más justo.
Pero la estafa criminal redobla.
como venganza o saciedad, la epístola. Y no su clueco contrincante, el himno.

De "Un paisaje abolido". José Miguel Ullán (1944-2009)

7. Círculo mamario:
Acaso su único propósito era dar vueltas por la escarcha,
uniformado de arlequín, voltando una esfera sonrosada.
En eso diferente de nosotros, flacos, calientes y desengañados.

8. Afrodita ahí está, bajo un manzano,
abrazada por un celeste enjambre,
rocía con tofana su pelambre,
tan pagana, y el himen ya entrecano.

Manos arriba, la alabanza es dardo
-que abajo oscila cual balanza el nardo.

46. LA DESNUDEZ  no brilla en esa carne, Fracastorio, sino que brilla
en nuestra irrestañable mirada.

Reconoce lo imposible. Luis de Ulloa Pereira (1584-1674)

Alma, no puede ser, estás cautiva,
a redimirte en vano te dispones,
¿qué importará que limes las prisiones,
si has de quedar esclava y fugitiva?

no en la cadena, por dureza esquiva,
admiración ni lástima propones,
que de la fuerza de sus eslabones
no hay libertad que sin envidia viva.

Forjólos el amor de la belleza,
en que mezcló el cariño y el recato
la discreción, la gala, talle y brío.

No será que se gaste tu fineza,
ni se podrá romper, que con el trato,
ha perdido la fuerza el albedrío.

A las lágrimas de una ausencia... Luis de Ulloa Pereira (1584-1674)

Este dolor oculto trasladado
de lo interior del alma a los sentidos,
por concepto del pecho despedidos,
en cristales sangrientos explicado.

Esta postrera esencia del cuidado,
destilada de afectos oprimidos,
si un tiempo fue la voz a tus oídos,
hoy es de mis finezas el sagrado.

en las aras que erige mi tristeza,
halle la culpa de vivir sin verte
de tus desconfianzas acogida.

Y mientras llega la postrer fineza,
recibe, Celia, en prendas de mi muerte
estas señales de mi triste vida.