lunes, 31 de agosto de 2015

El fin de mis días.

Las puertas se han cerrado tras de mí
las voces han cesado
su imparable resonar
he cerrado los ojos
he dejado de respirar
mi corazón ha terminado
con su constante latir
y mi esencia al fin
se ha desprendido de este cuerpo
en un profundo y melancólico
silencio
y no habrá más lágrimas que derramar
ni más blasfemias que gritar
¡Al fin!
¡ha llegado el día!
el fin de mi existencia
¡hoy he muerto!
hoy por fin
terminaron mis días.



El fin de mis días.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Mi despedida, mi adiós.

Una mañana te despertarás
y me intentarás buscar
pero yo ya habré desaparecido
y sólo tendrás recuerdos
y un enorme vacío en tu alma
donde guardar tu olvido.
No sueñes tristezas, ni dolor
y haz como si nada hubiera sucedido
como si yo nunca hubiera existido.
No vuelvas a pensar en mi nombre
jamás me conociste
no me causaste dolor
ni te amé demasiado.
Cuando descubras que me he ido
no me dirás ni adiós
y mientras una de tus lágrimas derrames
tú me habrás olvidado...
... y yo nunca te habré amado.



Mi despedida, mi adiós.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Aflicción.

Quiero imaginar
que me anhelas
contar estrellas
sólo tú y yo.
Tiemblo al pensar en ti
sólo me queda la noche
en soledad y miedo
el día y el frío.
¿por qué te has ido?
si sólo pienso en ti...
La luz apagada
siento la oscuridad
siempre llorado por ti.
Me gustaría morir
para dejar de vagar
para dejar de amar,
de amarte a ti.




Aflicción.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

A la señora del mismo sol.

Hoy por primera vez
observé la verdad
debajo de una mirada
esa mirada que aún siendo
de mis ojos ciegos
mira la realidad
aquella realidad
donde pocas veces he estado
aquel sentimiento
que poca gente a despertado en mí
aquella parte de mi ser
que sólo tú has tocado
ahí en esa soledad
quisiera encontrarme por siempre
donde nadie me mire
donde nadie me moleste
donde el tiempo no pasa
y la materia no existe
más sin embargo
sé que no sobreviviré sin tu presencia
porque sé que de sentirte, me llena
y aunque sea sólo por un instante
ese momento me hace sentir vivo
pero al mismo tiempo deseo morir
morir contigo y habitar por siempre
en esa soledad
en aquella mirada
de ojos ciegos.



A la señora del mismo sol.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Dulces esperanzas.

Pienso en ti todas las mañanas
todos los días
todas las noches...
... aunque tú vivas tan ajena a mí.
Creo en ese día...
ese día viéndote pasear
por el buen retiro...
Hoy me arrepiento
de haber callado
aquello que mi corazón gritaba.
Y ahora ya sólo me queda
seguir pensando, lo poco que te conocí,
lo mucho que te sentí.



Dulces esperanzas.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Perdido.

No soy nadie en la tierra
no soy nada en la vida
éste no es hogar para mí
mi hogar, está en el cielo.



Perdido.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Razón de vivir.

Siento no poder hacer nada
para tenerte en mis brazos
mi pensamiento está todo el día contigo
en mi mente sólo estás tú
mi corazón grita y llora tu nombre
pero nadie le contesta
y se lamenta porque todo lo que siente
es dolor.
Al despertar
siento pena y rabia
pena de no tenerte
y rabia de despertar.
Por ti moriría
por amarte daría mi vida...
yo sólo vivo por ti
si eso a ti no te importa...
¿entonces qué hago aquí?



Razón de vivir.
La abadía gótica.

©2000

Mi futuro.

Presiento o quiero presentir
que mi futuro está cerca
sin ninguna lógica, sin ninguna razón
simplemente
lo he estado esperando continuamente.
Hay momentos buenos
y hay que vivir la vida
pero vivirla yo no espero
pues sé que mi futuro
no es que yo quiero.
Yo, he nacido para eso
mi cuerpo entero lo siente
al parecer no valgo, y ésa,
es mi desgracia.




Mi futuro.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Tú.

Tu engaño me supera
tu cobardía me enfada
tu miedo es mentira
¿qué me das que tanto añoro?
¿qué me das que vuelvo junto a ti?
Tu sonrisa estremece mi corazón
tus abrazos me llenan de vida
y tus besos me hacen sentir mejor
pero eso dura poco
porque abro los ojos y no estás
sólo te importas tú
cuando empiece a importarte
espero que tú ya no me importes jamás.




Tú.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Lágrimas negras.

La soledad es la más bella y la más letal sensación del alma
recuerdo que siempre ha estado conmigo desde antes de nacer
preguntando siempre al mañana si veré correr el nuevo día
con maneras de amar incesantes, aplomos y desaplomos también.

Derrochando por la vida misma, lágrimas y alegrías
merodean entes místicos, personas que creen ser y no son
sólo aspirando a un alma sólo rodeada de la banal vanidad
estás conmigo en la ausencia de mi alma exenta de amor.

Si encontrara el amparo en tu regazo y el apoyo de la vida
llorando por los sufrimientos de lo etéreo e inalcanzable
si tuviese el privilegio de vivir y recordar mis memorias
sintiendo la obscuridad de mi ocio y la tristeza del gran amor.

La misma rutina de siempre soñando y pensando en un mañana
siempre rodeado de situaciones diversas y gente diferente
inexistente hacia el pasado y un presente sin futuro a la nada
un corazón lloroso y una lágrima negra rodando en el inframundo.

Soledad que llora de alegría inmensa por tener el don de la belleza
misterio de oscuridad y resplandor de nuestro sol inerte
simplificas el agua externa en la vida y la muerte misma
compañera del infortunio y de la suerte siempre beberé de tu fuente.



Lágrimas negras.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Al final de mi fantasía.

Anoche tuve un sueño
en donde las tinieblas estaban llenas de luz
y el silencio reinaba alrededor
en mi cara se notaba placer
y en mis ojos la claridad de mi felicidad
en un sueño conversaba con la soledad
ella me contaba de su vida y yo de la mía
el viento soplaba con fuerza
y llevaba un aroma de tranquilidad
el cielo era gris y provocaba un éxtasis en mis venas
después... se fue la soledad...
regresé y puse mis manos en tu piel
y recorrí lentamente tu cuerpo con ellas
mientras mis labios rozaban los tuyos
y me abrazaste con tanta fuerza
que me hizo olvidar el peligro
lograste que yo revelara mi alma
permitiste que sembrara un sentimiento
al cual alimentabas y crecía
luego cerré mis ojos para grabar tu imagen en mi alma
pero cuando los abrí ya no estabas
y ya no estaba en aquel lugar
sentí que me caía en un profundo abismo
de mis ojos brotaron algunas lágrimas
y de pronto supe que ya no estaba soñando
que las rosas que un día me regalaste
tenían espinas que sin darme cuenta perforaban mi corazón
camino descalzo sin rumbo por un largo pedregal
donde sé que al final no podré encontrar nada.




Al final de mi fantasía.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Esperándote.

No te encuentro
y quiero estar junto a ti
porque el amor que siento
lo llevo junto a mi corazón
porque eres parte de mí
y aunque la soledad
me acompaña cada noche
no dejas de ser mi guía, mi Norte
y espero algún día
despertar junto a ti
para poder decirte
ya no estoy triste
soy feliz.
(... siempre tuyo...)



Esperándote.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Esperando.

Mientras mi mundo se desmorona
mientras pierdo mi fe
hay cosas que deberías saber.
Espero tu llamada
durante interminables horas
horas que parecen eones.
A través del tiempo
mi corazón arde entre llamas de pensamientos
y mi amor se ahoga
bajo una lluvia de pétalos de sangre.
El mundo viene a su fin
y el futuro pertenece a otros
lo haría todo por ti
escapar de este mundo
la muerte viene a mi por amor
el mundo es cruel
y te dejo sola.
Esta vida merecía ser vivida
si fuera junto a ti
tomado entre tus brazos
profundamente enterrado en tu corazón.
Pero ahora cierro los ojos
y pienso...
todo lo que alguna vez quise
eras tú, mi amor.



Esperando.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Náufrago.

La bruma de la soledad es grande
naufragio de mi inspiración vana
ansiedad de asirte en mis brazos
encontrando en el tiempo la calma.
Destellos de mi llanto corren
en el peregrinar de la lluvia ¡anda!
añoro las tardes y sus noches
el templo del corazón manda.
Me enerven mis sentidos tus besos
golpea la sangre en mis venas
recorro la suavidad de tus labios
¡corazón apasionado! ¡tu brisa quema!
Recaudo en el fondo sentimientos
soñando con el sol y las estrellas
te imploro, te grito y te llamo
mi alma se envuelve en una suave estela.
Mi sangre caliente y tu aliento
tiene todos los recuerdos latentes
que sólo de pensar en ti se incendian
mis sentidos, mi amor y mi muerte.
Lleno de regocijo me tienes ¡amor mío!
y al filo de la noche ¡sólo recuerda!
que en tu cuerpo se resbalan mis manos
y en tus manos se resbala ¡mi vida entera!




Náufrago.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Ésta es mi enferma realidad.

Ésta es mi enferma realidad
la verdad de una mentira
que se expande
por mis células
y me lleva al escalofrío.
Soy un ser mutable
pero en esencia el mismo
cada día
cada noche
cada vez que hablo
y se escuchan los hilos enmarañados
de mi garganta.
Cada vez veo más belleza
en la muerte de la cosas
es aquello que es informe
en todo lo que es oscuro...
y es posible que todo esto
no sea más
que un intento
de encontrar belleza en mí.



Ésta es mi enferma realidad.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Para mi ángel.

Aquellas palabras que te abrieron mi vida
hoy son embustes, mentiras, promesas sin cumplir.
El volcán que ayer descubrí
hoy apaga el hogar de mi alma.
¿Tan fácil resulta hablar, emitir discursos
sin pensar en aquello que se dice, lo que se habla?
De repente ves que todo lo que valoras es falso
¿acaso nada escapa de la traición, de la vana mentira?
Vanos juramentos, esperas no producidas
minutos que se cuentan, presentes que se envían
todo hueco, sin significado, ni emoción.
Engañado por tu pérfida voz sangrante
que hiere y desgarra mi latente corazón.
Sentencias pudorosas, entrecortadas
que invaden el sueño de la amante
engañando con embustes y falsedades
el alma que por aquello se sentía redimida.
Después de escribir esto, y darme cuenta que todo mi universo está fabricado sobre mentiras...
Vivo en un desierto
sin arena ni color
en una sonrisa sin alma
un mundo donde
la caricia que no se siente
ni el susurro se escucha
el perfume de la flor
ya no se huele
y el agua no sacia
la eterna y abrasadora sed.
El canto de los pájaros
no arrulla
el día, sin sol amanece.
Allí,
donde la fe se alimenta
de la más pura desesperanza
allí,
en un desierto de lágrimas,
me ahogaré.



Para mi ángel.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Mi pedazo de alma.

Y ahora en mi soledad
en la falta de tus versos
de tu espíritu, junto al mío, de tu ser.
En la búsqueda de tu nombre
revoloteando entre bandadas de palabras
de tu sangrante voz susurrándome al oído
sólo la espera me mantiene vivo
buscándote cada noche en mis sueños
temiendo por la pesadilla que desgarre nuestro amor.
Esa pesadilla me persigue
quizás únicamente la fúnebre soledad
que tu reciente silencio en mi ha creado.
Así, sólo puedo volver a sentir pronto
el susurro en mi alma de tu piel
y el tacto de tu voz recorriendo mi espíritu.
Y anhelo que pronto nos encontremos
ya sea donde habita el olvido
en nuestra propia y efímera eternidad.



Mi pedazo de alma.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Puedo hablarte hoy alma mía.

Puedo hablarte hoy alma mía
siento que me entiendes
me llenas, me posees, me mimas...
Tu corazón está conmigo
tú, mi sueño, yo tu perdición
cómo puedo sentirme tan abatido
por la ausencia de aquella
a la que sólo por sus versos conozco?
El peso de tu cuerpo, tu tacto,
ansío sentirlos sobre mi ser
con sólo ver tu espíritu
impregnado de sentimientos en un papel.
Me conoces tan poco para amarme
es quizás que has encontrado en mí
el reflejo de un amor ayer perdido
es tu silencio, que provoca mi agonía
ese aroma de amor que inunda tu rima
el fiel esclavo de nuestro desdichado amor.
Y así cuando tus latidos siento
con tu espíritu derramándose en mi alma
busco que, como algún día te pidieron
en tu regazo me sostengas
y por siempre cuides de mí.



Puedo hablarte hoy alma mía.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Buscan hacerlo.

Creen que así lo conseguirán
tratan de salvar mi alma
de rescatar de las tinieblas
ese ápice de cordura que me queda
intentan hacerlo rebrotar
volver a conseguir un ángel.
Pero no es posible
ahora todo se acabó
mi alma no puede ser salvada
aunque no está perdida
ha ascendido, ha abandonado mi cuerpo
se ha convertido en mi guía
como el cuervo lo es del que por amor resucitó.
Ahora es mi alma la que avanza
es mi espíritu el que me lleva
el que marca el ritmo de mi existencia
por qué he de huir de una vida
de un mundo inundado de emociones, sentimientos
con tierras sembradas de pensamientos
y océanos poblados de sensaciones?
Quiero quedarme, me mantendré
tras haberlo descubierto, sé que no hay nada igual.
Hoy me siento
fuera de mi cuerpo
libre como el viento
por fin, puedo volar.



Buscan hacerlo.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000

Nostalgia de ti.

Cuando en la oscuridad
la noche me envuelve
y se transforma en mis sueños...
... sueño con tus tendidas pestañas,
con el roce de tu lengua
y el sabor de tus labios.
Y te cuelas en mi alma
deteniéndome en el tiempo
y susurrándote al oído,
te digo, te quiero.




Nostalgia de ti.
La abadía gótica.

Todos los derechos reservados.

©2000