viernes, 2 de octubre de 2015

El bosque de Black Hillls.


El bosque del Black Hills, en Maryland, está maldito desde hace tiempo. Ni las misma tribus indias se aventuraban a entrar en ese bosque. Hacia 1630, el coronel Nathaniel Blair dirigió una expedición para recorrer el emplazamiento con el fin de encontrar un lugar que sirviera para la construcción de un fuerte. Nathaniel pidió ayuda a una tribu vecina y la respuesta fue un sabotaje a la expedición. A pesar de este problema, Nathaniel Blair y sus hombres construyeron el fuerte para ayudar a defender Lord Calvert frente a otras tribus hostiles y violentas. El fuerte fue nombrado como su fundador, Blair, y se convirtió en la ciudad maldita de Blair, Maryland, en 1634.

150 años más tarde, hacia 1785, varios niños acusaron a Elly Kedward, una immigrante de origen irlandés, de hacer brujería. Los niños afirmaban que les llevó a la fuerza a su casa con el fin de beber su sangre. El miedo de toda la población se desencadenó y Elly Kedward fue condenada y desterrada de Blair para siempre. Fue atada a una carreta y dejada sóla en los bosques, en medio de un invierno hostil. Toda la población de Blair creía que habría muerto de hipotermia. Pero se equivocaban...

Pocos días después, 3 chicos acompañados por sus perros, regresaron al bosque para ver si había muerto. La supuesta "bruja" no estaba muerta. Y los niños remataron la tortura: sus enormes perros la mordieron mientras que ellos la golpearon con palos del bosque. Casi muerta, la soltaron del carro y la colgaron de un árbol. En ese momento, Elly Kedward murió de verdad.

Un año más tarde, en 1786, esos tres mismos niños fallecieron. Pero no sólo ellos, la mitad de los otros niños del pueblo también murieron. Toda la población temía una maldición de la bruja y cuando pasó el frío invierno, todos decidieron abandonar Blair y juraron nunca más mencionar el nombre de Elly Kedward. Pasaron más de 40 años sin que nadie habitara en Blair. Temiendo la maldición, nadie se atrevía.

En 1809, apareció un libro llamado "Blair Witch Cult", o sea, "El culto a la bruja de Blair", un libro que se dice fue escrito por la misma bruja, por Elly Kedward. Hacia 1820, como la ciudad de Blair estaba vacía, un hombre quiso comprarla. Este hombre se llamaba Henry Burkitt. Henry compró la ciudad al gobierno, renovó los edificios que estaban en ruinas y rebautizó el pueblo con su nombre, Burkittsville, en 1824.

Esta ciudad todavía existe en Maryland y atrae a muchos turistas. Cuatro años después de la fundación, un accidente dramático se produjo: la niña Eileen Treacle desapareció, en agosto de 1825, en un pequeño río del bosque del Black Hills llamado Tappy East Creek. Una docena de testigos asistieron a esta horripilante y dramática escena. Contaban que una mano habría emergido aparentemente del agua para arrastrar a la niña hacia el fondo. Las búsquedas se prolongaron durante varias semanas, pero no encontraron ni rastro del cuerpo de la niña. Además, el agua tomó una textura aceitosa y estuvo contaminada durante varios meses.

En 1886 se produjo otro accidente. Esta vez fue Robin Weaver quien desapareció en el bosque. Varios días pasaron sin que la encontraran. Cuando la encontraron días después, Robin afirmaba que en los bosques había encontrado a una vieja dama que no andaba, sino parecía flotar por encima del suelo. La dama tomó a la muchacha de la mano y la llevó a una casa en los bosques, donde dejó a la niña en el sótano, prometiendo volver. Robin la esperó durante mucho tiempo, esperando la vuelta de la vieja dama, pero comenzó a tener miedo y huyó.

En 1940, se produjo un accidente que implicaba a Rustin Parr, un ermitaño y a los 8 niños a quienes secuestró. Sólo un pudo sobrevivir. Un día, Rustin Parr llegó al mercado de Burkittsville y repetía sin cesar: "Acabé finalmente". La policía fue a su casa y tras los registros lo que encontraron en el sótano era terrorífico: Allí estaban 7 niños enterrados asesinados.

Kyle Brody sobrevivió a la matanza. Éste fue encontrado de pie en una esquina del sótano. Cuando la policía desenterró los cadáveres, encontraron signos extraños sobre las manos, la cara, el pecho y los tobillos de las 7 víctimas, además del "Transitus Fluvii", lenguaje de la brujería. Rustin Parr afirmó que una voz de mujer le dictaba qué hacer en el momento en el que mataba a los niños.

Se cuenta que todo esto es sólo una leyenda, pero son los acontecimientos precedentes que formaron la leyenda de Blair...

La abadía de Mortemer.


La abadía de Mortemer está situada en le "Haute-Normandie", en Eure, Francia. Está considerado como uno de los lugares más encantados de Francia.

Fue construida en el siglo XII, por Henri I Beauclerc, hijo de Guillermo el conquistador, para los monjes del orden de "Citeaux". Esta abadía recibió ilustres visitas como la de los reyes Henri I, Ricardo Corazón de León,... pero también ha sido testigo de muchas apariciones. Se dice que en sus parajes existen numerosas entidades.

La primera fue Matilde "La Dama Blanca", encerrada por su padre que criticaba su conducta un poco ligera. Ella está condenada a errar por las ruinas de la Abadía y los alrededor del estanque las noches de luna llena. Ciertas personas afirman haber visto su espectro flotar a varios metros del suelo, como un alma en pena. La leyenda dice que cualquiera que la ve vestida con los guantes negros, fallecerá ese mismo año. Al contrario, si ella aparece con guantes blancos, anuncia un matrimonio o un nacimiento a la persona que la ve.

Pero Matilde no es el único espectro que se aparece en la abadía. Durante la revolución francesa, sólo 4 monjas vivían en la abadía y ésta  comenzaba a estar ruinosa. Los revolucionarios, que les confundieron con los sacerdotes ricos del pueblo, las persiguieron hasta la bodega, donde las derribaron. Desde ese día, se dice que sus espíritus vagan desde el palomar hasta la cava de la bodega, como hicieron el fatídico día de su asesinato.

La abadía estuvo habitada hasta 1965. Su último ocupante huyó despavorido, presa cada noche entre las once de la noche y las cinco de la mañana de manifestaciones sobrenaturales. Ruidos de pasos en elpiso de arriba, cuadro que se colocaban contra la pared,... En su última noche, oyó golpes en toda la abadía, pero principalmente sobre la puerta acristalada, justo al lado de su habitación. No aguantó más la tortura y se marchó.

The Ridges.


Athens, en Ohio. Es en esta tranquila ciudad universitaria donde se encuentra un antiguo hospital psiquiátrico del que se ha hablado mucho por los sucesos paranormales que le rodean: The Ridges. Este asilo es muy conocido por aquí. Estuvo abierto en los años 1870. Se trataban  allí clase de patologías. Había enfermos mentales, por supuesto, pero también gente afectada de tuberculosis o, incluso, personas con depresiones nerviosas.

Muy rápidamente el asilo empezará a ganarse una reputación siniestra. Y con razón: En los años 30 se practicaban allí lobotomías y sus métodos eran bastante horrorosos. Utilizaban jeringas gigantes que hundían a través del globo ocular hacia la parte del cerebro que según los doctores podía controlar el comportamiento. Estas prácticas extremas y entorno austero del asilo fascinan y asustan a los habitantes de Athens. Este edificio es a la vez inmenso e  impresionante. Y estas características son en parte responsables de que mucha gente lo encuentre horroroso. Ciertos estudiantes incluso creen que está encantado.

Circulan historias horrorosas alrededor del hospital psiquiátrico. La más célebre es sin duda alguna la de una joven pensionista del asilo, Margaret Shilling. Ésta tenía la costumbre de escaparse y de vagar por todas las zonas en el edificio. Un día que estaba escapada, desapareció de verdad y, evidentemente, comenzó su búsqueda.

Durante largas semanas se buscó a la desaparecida sin éxito, hasta un día de enero de 1979, cuando por fin la encontraron. Había muerto. Yacía sobre el suelo. Algunos creen que estaba enferma y que falleció a causa de un ataque cardíaco. Una parte extraña del relato es la afirmación de los enfermeros, que afirman que al retirar el cadáver ocurrió un fenómeno muy extraño: en el mismo lugar donde yacía su cuerpo encontraron una mancha sobre el suelo. Era toda su silueta.

Más increíble todavía es que esta mancha sobre el suelo que dibujaba perfectamente el cuerpo de la difunta estaba incrustada en la piedra. Repetidas veces y bajo diferentes procedimientos se trató de borrar la mancha del suelo, pero fue en vano. Hoy todavía se puede ver la silueta en el suelo de la habitación. ¿Cómo explicar tal fenómeno? Científicos afirman que cuando se muere y el cuerpo se derrumba sobre el suelo, especialmente en un lugar soleado, el cuerpo se descompone y los fluidos pueden escaparse e incrustarse en la tierra. Por tanto, es posible que algunos compuestos químicos del interior del cuerpo se filtraran en el suelo.

Esa sería la explicación científica, pero para otros la explicación es más paranormal. Esta mancha indeleble a través de los años es la prueba irrefutable que el alma de Margaret no encontró el descanso y que continúa vagando por los lugares aledaños. De hecho, tres años después de la muerte de Margaret, una estudiante creyó percibir la silueta y se aventuró en la habitación maldita. Su curiosidad va a costarle caro.

Una noche la estudiante se despertó y se encontró cara a cara con la silueta de esta mujer. Esta visión la aterrorizó grandemente. Según cuenta, esta chica no fue capaz de hablar en días. El terror no le dejaba hacerlo. Un semana más tarde de la aparición, la encontraron muerta en su habitación. Se había suicidado. ¿¿El espíritu de Margaret continua actualmente vagando los lugares? Que sepas que si viajas a Athens buscando resolver el misterio, la habitación maldita no está abierta, está prohibida al público. ¿Por qué será?

El castillo de Puymartin.


El castillo de Puymartin, situado en el antiguo Périgord - actual Dordogne (Francia) es también llamado "El castillo de la Dama Blanca". Y es, en efecto, existe un leyenda que cuenta que en ese castillo se aparece el fantasma de una dama blanca, que habría sido encerrada en la habitación más alta, en el torreón, por su marido ciego de celos.

El castillo de Puymartin fue construido hacia el año 1270 y sirvió de muralla entre Francia e Inglaterra durante la guerra de los 100 años. La forma actual del edificio fecha siglo XVII.Este castillo, monumento histórico de Francia, es una obra conocida tanto por su belleza como por la terrible tragedia de la que fue testigo en el siglo XVI.

Una tarde, la castellana Teresa, mujer de Juan de Saint-Clar, fue sorprendida por su esposo que regresaba de la guerra en los brazos de su amante. Ciego de una rabia feroz, su marido la encerró en la pequeña habitación situada en lo más alto de la Torre Norte, donde permaneció sin salir más de 15 años, hasta que murió. La pieza era estrecha y la puerta fue tapiada. Teresa recibía la comida a través de una pequeña trampilla perforada en el techo, que podemos observar actualmente, al visitar el castillo.

A la muerte de Teresa, su esposo se negó a darle una sepultura digna y la mantuvo encerrada en la habitación del torreón, tapiando la trampilla por donde le daban la comida. Allí permaneció, en la misma pieza que la había visto vivir durante tantos años. En cuanto al amante, la historia cuenta que fue ejecutado poco tiempo después de haber sido sorprendido con la señora de la casa. Fue colgado de un árbol. Pero de un árbol desde el que Teresa pudiera verlo desde su encierro.

Numerosos testigos dicen haber visto a la mujer errar por los caminos que rodean el castillo, así como en la habitación del torreón, posicionada en una esquina de la misma. Para los más aventureros decir que en ese castillo aparte de la visita se puede dormir, por si alguno quiere tentar a la suerte y ver a la Dama Blanca observándole mientras duerme.

El sanatorio de Waverly Hills.


Seguro que has oído hablar alguna vez del Sanatorio de Waverly Hills. Lugar considerado como uno de los más encantados de los Estados Unidos, ha sido encantado por décadas de sufrimiento.
Situando cerca de Louisville, Estados Unidos, en el estado de Kentucky, el sanatorio de Waverly Hills abre sus puertas en 1910 con el fin de tratar a las víctimas que sufren de tuberculosis. Lo que al principio fue un pequeño hospital se convirtió en 1924 en un gran hospital con más de 400 salas y un equipo de los más moderno. El hospital cerró sus puertas en 1961, pero se reabrió en 1962 como "Sanatorio Geriátrico de Woodhaven", para cerrarlas difinitivamente en 1982.

Numerosas historias circulan respecto a los malos tratos infligidos a los pacientes. Cerca de 63.000 personas murieron allí después de haber sido víctimas de experiencias supuestamente médicas. Solamente el 5% de los pacientes sobrevivían a este tratamiento sangriento. Cada vez que una defunción ocurría, para que el resto de pacientes no sospecharan nada, los muertos eran llevados por las noches a lo que se conoció como "El túnel de la muerte". Éste era una galería en los sótanos del hospital y que acaba en una vía férrea. Entonces, ¿décadas de sufrimiento pueden haber tenido como consecuencia una atmósfera paranormal?

Tras su cierre de 1961, muchos hechos misteriosos han sido relatados por los que visitaban el sanatorio. Sombras, luces volantes y cuchicheos forman parte de las leyendas que corren sobre el tanatorio. Podemos igualmente percibir el espíritu de un hombre vestido de blanco errando por la caféteria o la cocina. Nadie sabe de quién se trata, pero algunos creen que es el espíritu de un viejo empleado de Waverly que habría contraído la tuberculosis y murió de eso. El fantasma de una vieja mujer ha sido a menudo visto en la entrada principal del sanatorio. Se ve a la mujer con las manos y las piernas encadenadas mientras sus muñecas y sus tobillos sangran. Ella implora ayuda y luego desaparece.

En el tejado del hospital afirman que se oyen voces de niños cantar Y es que cuando el hospital funcionaba, los niños con tuberculosis estaban colocados sobre el tejado para los tratamientos de helioterapia, que consistía en exponerlos a los rayos supuestamente curativos del sol. El cuarto piso está considerado como el sector más horroroso y activo del hospital. Allí se han apercibido muchas sombras, apariciones de personas vagando por los corredores y escuchado puertas crujir. Incluso se habla de voces y gritos de dolor.

Otros fenómenos: Un guardia vio una cabeza flotar a través de una de las salas una noche. Mucha gente ha informado de haber visto luces en el edificio por la noche, aunque hace años que no hay electricidad. Ruidos de pasos, ruidos de cuchicheos, ruidos de puertas que se cierran en el vestíbulo del sanatorio Waverly. Pero quizás una de las leyendas más intrigantes sea la de la habitación 502.

La leyenda cuenta la tragedia de dos enfermeras que se habrían suicidado allí. En 1928, la enfermera principal fue  encontrada colgada del techo de la sala 502. Según búsquedas más amplias, tenía 29 años, estaba soltera y embarazada. En 1932, otra enfermera saltó por la ventana de la sala 502. Actualmente, muchos aafirman sentir una sensación de opresión y de angustia muy grande al entrar en esa sala. Otros, afirman haber visto sombras desplazarse por las ventanas e incluso oír una voz que les decía "Salid de aquí".

El bosque de Aokigahara Jukai.


Aokigahara Jukai, o mar de árboles, es un bosque que descansa al pie del Monte Fuji rebosante de leyendas. El Monte Fuji es el volcán más alto de Japón (3776 m). Son famosos sus alrededores, con maravillosos lagos y bosques. Uno de estos preciosos bosques es Aokigahara Jukai, nacido de un torrente de lava en el año 864. A pesar de su joven historia y de su superficie, este profundo bosque se ha hecho famoso por sus leyendas y por los fenómenos misteriosos que supuestamente ocurren en él.

3.000 hectáreas es una superficie que, normalmente, puede ser recorrida andando de tres a cuatro horas. Pero en este extraño bosque, eso es imposible. La leyenda dice que los que emprenden este viaje, no regresan jamás. Hoy en día, muchos caminantes pierden su camino. Sus esqueletos o sus cuerpos medio devorados por "algo" son reencontrados regularmente en este bosque, profundo y oscuro. En ocasiones, son los que van en busca de sus cuerpos desaparecidos o para dilucidar el misterio de este lugar los que se pierden también. Una vieja leyenda dice que un gran número de murciélagos viven allí. Éstos atacan a los paseantes e intentan ahogarlos cubriéndoles la cara.

También se dice que en este bosque, las brújulas pierden el norte señalando el sur o cualquier otro rumbo que no es el norte. Otros afirman que si seguimos las indicaciones de la brújula, giraríamos en círculos y volveríamos al punto de partida. Aokigahara es tan denso que la luz del sol penetra allí difícilmente. Numerosos son los que afirman que les es imposible ubicarse con el sol, porque si levantas la cabeza, sólo se ve una pequeña parte del cielo.

Fuera de los caminos marcados, el paisaje crea, en su espíritu, una distorsión del sentido de la orientación. Así, las diferentes direcciones posibles parecen todas iguales. Si miras delante tuyo para andar derecho, corres peligro de resbalarte y caerte ya que el suelo parece sólido mientras que en realidad, a menudo éste se encuentra a 30 o 40 cm más abajo, bajo una alfombra de raíces y hojas, las cuales crean una tela que da la impresión de un terreno perfectamente llano. Este bosque posee numerosas cuevas enormes y profundas. Estas grietas abren ampliamente sus bocas bajo la espuma y la vegetación. Es muy fácil caer en el interior y reencontrarte allí, con horror, frente a esqueletos que llevan allí mucho tiempo.

Otros, presos de este "infierno verde", anduvieron durante días, cruzándose con esqueletos y cadáveres en descomposición y al final han muerto de hambre antes de servir de comida para los animales salvajes. Todos estos fenómenos, así como otros sucesos, han creado toda clase de leyendas a propósito de monstruos, duendes y fantasmas que pueblan este bosque.
Esta vegetación densa y este paraje tan peligroso hacen que muchos decidan ir a este bosque a suicidarse. Desgraciadamente, el número de suicidios en este lugar condenado parece aumentar año tras año. Por término medio, entre 30 y 50 cadáveres son encontrados cada año.

Numerosas historias hacen mención de personas que fueron testigos de apariciones espantosas de fantasmas. Sin duda, los espíritus de los suicidados que están condenados a vagar por el bosque para la eternidad. Aokigahara está considerado como el sitio más encantado de Japón. Se dice que este lugar es el purgatorio para los "Yurei", los fantasmas vengadores que han sido arrancados de la vida demasiado temprano por una muerte violenta como el suicidio o el homicidio.

Éstos aúllan su sufrimiento a través del viento. Muchos espiritistas afirman que los árboles mismos están impregnados de una energía malévola acumulada desde hace siglos. Esta energía proviene naturalmente de todos esos desgraciados que se han suicidado y que hacen todo lo posible para atraerte para que no salgas de ese lugar maldito.

La abadía de Reivaulx.


Las abadías son unos lugares privilegiados para los fantasmas, sobre todo en Inglaterra o en Escocia. Muchas apariciones y leyendas corren sobre ellas. Particularmente conocida es la Abadía de Rielvaux, acosada por un fantasma desconocido. La abadía de Rielvaux está situada en el valle de Rye, en el "North Yorkshire", cerca del pueblo de Boroughbridge.

Esta abadía fue edificada en 1132. Fue la primera abadía cristiana construida al norte de Inglaterra. Pero, desde el principio, en esta abadía ocurrían fenómenos extraños.

Actualmente, hay personas que afirman haber oído el sonido de la campana de la Abadía proveniente del corazon del edifico, de lo más profundo del mismo. Esto no sería tan de extrañar de no ser porque la campana mucho tiempo que no se encuentra allí.

Otros afirman haber sido invadidos por una gran tristeza al pasear por los alrededores de la Abadía. Una tristeza que nada podía atenuar. Era tanta la aflicción por este sentimiento que sólo pudieron hacer una cosa: abandonar el lugar.

Pero aún no hemos relatado lo más inconcebible que afirman que ocurre en esa abadía: la aparición de un monje fantasma que arrastra su silueta vaporosa entre las ruinas del edificio. Su figura acompañada de una especie de niebla o vapor ha sido divisada muchas veces por los alrededores de la Abadía, vagando sin rumbo. Pero nadie tiene idea de quién puede ser, quién fue, qué es lo que le retiene en este mundo o porqué está condenado a vagar por las ruinas de la Abadía. El misterio está sin resolver.