viernes, 27 de noviembre de 2015

Poemas II.

Alas poderosas.


Regresaste convertido en furia de fuego y hielo
Regresaste para librar la última batalla con Odín
La muerte se confundió con las espadas vikingas
Arrasando al viejo reino de Constantinopla...

Volvieron tus ojos detrás de mares de miedo y lágrimas
Y volvió tu sangre para unirse a la tierra con valor
Así las alas de la gloria te llevaron hacia el Walhalla
Para así encontrarte fuera de los límites del dolor...

Y tu nombre se convirtió en leyenda en los mundos conocidos
Y tu voz se adueñó de los ecos del pasado y de la historia
Odín te dio un lugar entre los guerreros del hielo
Y las lágrimas se perdieron en tus recuerdos sin tiempo...





Abrazar al mundo.


Sabrás cuando estés derrotada, porque olerás a dolor
Sabrás cuando llegue la tormenta, porque no verás al sol
Yo estaré dentro de las palabras del amor vencido
Y en los silencios inconscientes que sepa dejarme tu voz...

Sabrás cuando estés sin compañía, porque serás amiga de la soledad
Sabrás cuando lleguen los inviernos, porque vendrá el frío del mar
Yo estaré detrás de cada beso prohibido que arrojes al viento
Y en los minutos y segundos que construyan cada momento...

Cuando abraces al mundo, sabrás donde reside el dolor
Cuando ya no pueda mojarte más la lluvia, sabrás que se fue el sol
Tú estarás en cada palabra que se pierda en la espuma del mar
En cada caricia que encuentres, para quitarte la soledad...

Cuando no tengas con quien reír, sabrás que gusto amargo tiene la soledad
Cuando veas nieves en las calles, sabrás que es el invierno que jamas se irá
Tú estarás en cada lágrima que caiga en el mar de los vencidos
En cada gota de sangre, que moje el piso por culpa del dolor...

Sabrás cuando no estés dormida, que siempre estará mi amor
Sabrás que no estás vencida, si puedo curarte del dolor
Cuando abraces al mundo, recuerda escribir en él tu nombre
Sabrás que entre lágrimas vendré a buscarlo, cuando llegue la noche...





Abraza a mi corazón.


Porque esta noche hace frío en las calles
Porque esta noche tengo miedo de perderte
Toma mi mano, déjala muy cerca de tu voz
Tu sabrás calmarme... abraza así a mi corazón...

Porque ayer tuve pesadillas en mis sueños
Búscame entre las sábanas y quédate conmigo
Porque esta noche, tengo miedo de la soledad
Quédate conmigo respirando, hasta la eternidad...

Cuéntame de tus mundos, de tu risa de ángel
Abraza así a mi corazón, abraza así a mi alma
Yo estaré en tus brazos, dormido en el silencio
Tú me llevarás a tu mundo, subido en el viento...

Porque esta noche es la más larga de las noches
Porque aquí estás conmigo, con tu dulce compañía
Yo estaré en el sillón esperando escuchar tu voz
Tú vendrás vestida de sombra, a abrazar mi corazón...





A través del fuego.


Por caminos paganos que se parecen a tu piel
Atravesé los cielos para encontrarte desnuda
El tiempo obtuso te dejó dormir en el campo de las estrellas
Donde quizás esperabas, donde tal vez aún no lo sabías...

Por la luz del sol, y a través de la tormenta
Crucé los mares para estar a tu lado en las horas suicidas
Pero el viento te abandonó en las arenas del desierto
Donde tal vez esperabas, donde creías que todo era cierto...

Por tus palabras y por las lágrimas que olvidaste
Por los senderos que conducían al siniestro olvido
Caminé por los mares de fuego, por tus cabellos de lava
Sólo para dejar en tus labios el beso más largo de todos...

Por el río de la sangre, por las heridas que aún no cierran
Atravesé los recuerdos sin tiempo para encontrarte
Pero dormías en la cama del inquebrantable destino
Donde tal vez esperabas, donde quizás Dios nada te dijo...





9:28 a.m.


Desperté en la mañana más trágica que pudo darme tu amor
Y te busqué entre las sábanas mojadas de lágrimas y dolor
Desperté en el día del adiós, con una carta sobre la almohada
Donde decidiste escribir tu despedida, y evitar el sonido de las palabras...

Te busqué entre los muebles, en una taza de café sin terminar
Así corrieron las horas sobre tu ausencia injustificada
Y continué buscando, porque corrí en tu búsqueda hacia el mar
Pero sólo encontré tus huellas y las sombras de un coral...

Me perdí en los desiertos de la Puna, buscando tu sol
Pero sólo encontré piedras y silencios, y restos de dolor
Mezclados con la sangre de la tierra, de tus frágiles venas
Donde buscaste los sueños rotos y la inmensidad...

Y me encontré en los Andes, donde perseguí tu perfume hasta las nubes
Y quise llamarte, pero supe que habías olvidado tu nombre
Mi voz te buscó en el silencio, entre las cadenas de la libertad
Pero tu dormías tranquila, y sé que no me podías escuchar...




Poemas II.
Angelique.

Todos los derechos reservados.

©1998

Poemas I.

Círculos en la arena.


Danzas de fuego dentro del mar de las tormentas
Gitanas detrás de cartas y conjuros mágicos
Miles de círculos en la arena, donde estás dormida
Esperando que regrese Samás para despertar...

Ritos secretos bajo cielos sin luz
Gitanas llamando a las voces del pasado
Restos de amor prohibido en la arena
Tú buscas el fuego de Samás, mientras te guían las estrellas...

Hechizos detrás de los relámpagos de la tormenta
Gitanas en busca de las vidas perdidas
Esperas a Samás en el lugar donde nadie espera
Y dibujas con tus manos, círculos en la arena...





Baila conmigo.


Una estrella se quedó dormida en tus párpados
Mientras un beso tímido resbaló por tu cuello
El silencio nos regaló su orquesta de músicos mudos
Para que bailaras conmigo al ritmo de nuestro corazón...

La luna se escondió detrás de una nube para estar con el sol
Y tú estás conmigo, bailando la melodía del corazón
No digas nada, deja que tu alma y la mía se pierdan en el silencio
Deja que llegue el amanecer, que traiga nuestros besos en el viento...

Así quédate conmigo, hasta que la luna se duerma con el sol
Y baila abrazada a esta melodía que dicta tu corazón
Hoy no encontraré las palabras para contarte de mi amor
Sólo dejaré que hablen mis besos, y que mis manos sean la voz...





Arráncame el aliento.


Busca en mis besos la parte escondida del infinito
Encontrarás tu nombre y el mío escritos con sangre
Busca en mis manos la caricia que te lleve a volar
Y la mirada cómplice que te indique la eternidad...

Arráncame el aliento, envuélveme en tus brazos
Dame la certeza que todo es posible esta noche
Déjame flotar en el viento, dame una pequeña palabra
Que comience con Te Amo, y que se esconda en mi alma...





Aquí conmigo.


Volverás algún día con el tiempo que regresa
A las costas donde alguna vez soñamos estar
Pero mientras te demoras en la duda, estaré aquí
Esperando junto al fuego, esperando hasta el fin...

Volverás algún día y quizás las puertas estén cerradas
Pero mi alma siempre estará esperando tu voz
Para que llenes los silencios que deja la cruel soledad
Para que estés exactamente aquí, solamente conmigo...

Volverás algún día, las hadas del mar me lo han prometido
Volverás a los mares que tantas veces prometimos navegar
Yo estaré esperando en las playas, entre las rocas
Encontrarás un beso de sal que para siempre se fundirá en tu boca...

Volverás algún día para despertarme de este sueño trágico y maligno
Volverás algún día para decirme que tú también has extrañado
Y regresarán las palabras de amor que tantas veces nos dijimos
Y tú estarás exactamente aquí, solamente conmigo...





Antes de la guerra.


El sol solía ser amigo de todos los niños
Después fue amigo sólo del dolor
El mar solía ser azul, del color del cielo
Hoy es negro, con recuerdos y olor a cementerio...

Tú solías reír antes de la guerra
La tierra solía ser un buen lugar para vivir
¿Recuerdas?...



Poemas I.
Angelique.

Todos los derechos reservados.

©1998