sábado, 13 de febrero de 2016

Amanecer en Madrid.

Dónde estaba ella esa noche
flores salvajes en un cielo lleno de estrellas
aún parece un encanto su místico vuelo
la obsesión se lamenta por la libertad…

Una palabra sin tiempo, un significado que cambia
pero ella aún arde en sus llamas
incesante deseo de mentiras
desencadenado, el amor no es siempre el mismo…

Y aún si cuestionara si yo tengo interrogantes
y aún así si ella se preguntara…




Amanecer en Madrid.
Sueños de la luna.

Todos los derechos reservados.

©2005

Tiempo de lluvia.

Dentro…
se esconde la oscuridad
ella no quiere estar más sola…

Dentro…
la luz del amanecer esta aquí una vez más…

La luz…
la oscuridad está durmiendo
el amanecer…
ella no quiere estar sola…

¿Está aquí?
¿Ella se quedará?

Ninguna palabra escapa de sus labios
como un beso añorado
ella murmura silenciosamente…
“Ayúdame a convivir con esto…”



Tiempo de lluvia.
Sueños de la luna.

Todos los derechos reservados.

©2005

Penumbra.

En las calles la penumbra aguardaba a la noche
en sus ojos ardían la memoria y todos los malos recuerdos
árboles secos donde perduran las almas muertas
ella ha sobrevivido a la ira de Dios… y sueña con regresar al cielo…

El cielo… que antes fue su hogar y su último destino
el primer día del otoño se mostró ante ella triste y bello
algunas gotas de lluvia mojaron sus sienes y sus cabellos blancos
su cuerpo no temblaba por el frío… sino por el pánico…

Por eso abandonó sus penumbras… en busca de la luz
nadie salió del cementerio, a lo lejos aullaban los chacales
su testamento fue el sol… por si la muerte en ese momento la recordaba
negras nubes escondían el cielo… esa noche las puertas estaban cerradas…



Penumbra.
Sueños de la luna.

Todos los derechos reservados.

©2005

Extraños en la noche.

Ella volvió con la noche, cuando ya nadie la esperaba
en su rostro radiante, se denotaban la belleza y la ansiedad
al verla, sentí pena al recordarla por su odio y su crueldad…

Y me pidió perdón por el pasado, con su voz humilde
jurándome que las sombras del tiempo jamás volverían
la primavera alguna vez dejó su velo en lo podrido de nuestras vidas
entre la desgracia de este mundo, ella sonreía…

Cientos de mentiras… cientos de horas olvidadas
ella pasó por mi camino y no volvió más… como el amor
quedaron voces crueles, de recuerdos y de fantasmas
el pasado no se puede resucitar… y siempre se olvidan las palabras…

Ante la piedad, callé mi amargura al recordar sus ojos
antes azules, que me parecieron extraños en la noche
y rememoré su últimas palabras… extraviadas en el eco del final
mujer vencida por la vida, en las sucias puertas de la eternidad…

Ella volvió con la noche, con la mirada triste y sin luz
sentí miedo al ver su espectro… recuerdo doloroso de la juventud
pero se fue en silencio, y se perdió en un espejo… en mi soledad
soledad bendecida por tantos inviernos… por eso ella tuvo piedad…



Extraños en la noche.
Sueños de la luna.

Todos los derechos reservados.

©2005

Orión.

Sus manos acariciaron en un instante, a la eternidad
víctima del amor traicionero, ella ahora vive exiliada en el silencio
cientos de palomas blancas buscaban su nombre esa mañana
en que salió a recoger flores… para los muertos del cementerio…

La soledad esta última vez, se encontró con las calles desiertas
nadie la vio pasar… ¿nadie llorará por su ausencia?
su perfume a veces desciende desde el cielo… a la hora de la oración
todas las estrellas brillan… excepto una lágrima… en la constelación de Orión…



Orión.
Sueños de la luna.

Todos los derechos reservados.

©2005

Ángeles en el cielo.

A veces sus alas… pero nada más en el cielo
las estrellas tiemblan… lejanas y mudas
su sangre ha manchado los rayos de la Luna y un lucero
su sombra al pie de la cama… recordándome que estoy muerto…



Ángeles en el cielo,
Sueños de la luna.

Todos los derechos reservados.

©2005

Cuando llueve en el alma.

Cuando llueve en el alma… el silencio es para siempre
aquí está la soledad… allá están cerradas las puertas del cielo
y ella desde la lejanía, algunas noches suele preguntarme
¿cómo es el amanecer? ¿siguen brillando las estrellas?...

Todo es silencio y soledad en el pueblo
la Luna a veces se confunde con el cielo azul
ella recuerda la madrugada, pero no despierta de su sueño
llueve en su alma esta noche
que nos encontramos los dos solos en el cementerio…




Cuando llueve en el alma.
Sueños de la luna.

Todos los derechos reservados.

©2005

Sueños de la luna.

Su alma de niña soñaba con la niebla de los países lejanos
donde los padres habían muerto, por cientos de dolores del pasado…

… su corazón de mujer anhelaba el amor jamás correspondido
mientras soñaba despierta con las torcidas uñas de la fe y del destino…

… y la Luna soñaba, con tus ojos de cielo infinito, profundo y azul
mientras tú dormías placidamente… sobre los gélidos vientos del Sur…




Sueños de la luna.
Sueños de la luna.

Todos los derechos reservados.

©2005

Cuando el invierno se va.

Los primeros trinos de un momento tal vez lleno de alegría
ella, recostada aún, sueña tal vez con la espuma del mar y con la brisa
cientos de lágrimas heladas resbalan por su cama hecha de piedras
en sus dedos descansa el rocío… en su cabello crece la hierba…

… cuando el invierno se va, ella despierta…



Cuando el invierno se va.
Sueños de la luna.

Todos los derechos reservados.

©2005

Eclipse de luna.

Al caer desde lo profundo de un sueño, ella esperó mis brazos
yo no percibí su esencia cuando las estrellas poblaron el cielo de la noche
su perfume se alejó del universo y se compenetró en la atmósfera
no queda nadie en el mundo… sólo un eclipse de Luna…



Eclipse de luna.
Sueños de la luna.

Todos los derechos reservados.

©2005