lunes, 25 de julio de 2016

Las lágrimas de un fantasma.

Un beso de sangre manchó su frágil boca
ella sufría en un momento único, muy lejos de la primavera
yo vi sus manos lastimadas por el dolor
y cómo la muerte llegó en uno de sus besos…

La luz cubrió su cuerpo, hecho una vez de sombras
las puertas del cielo se cerraron
ella olvido que continuaba despierta y quizás llorando
el amor se vuelve cruel… en un segundo infinito…

Yo la busqué en las noches, con mis manos
vi sus huellas en un campo, huyendo hacia el verano
su sombra se hizo eterna, llena de estrellas
pero sólo fue eso… sombras
yo permanezco prisionero de sus sueños
ella anhela ser liberada de la luz…



Las lágrimas de un fantasma.
Las lágrimas de un fantasma.

Todos los derechos reservados.

©2006

Cientos de veces el amor.

Cientos de veces el amor… amor sin ver y tal vez sin recuerdos
ella olvidó mirar hacia atrás
en una noche sin estrellas… ella huía del sol del mediodía
el demonio, su corazón… lo santo en un tímido acto de amor…

Una vez la conocí… lo supe por su perfume a rosas
en París bailó a la luz de una solitaria luna de Junio
fue la soledad y la amargura de mi alma
ella palpó las tinieblas en un océano de humo y alcohol…

Ella amó tal vez sin saberlo, yo revisé sus memorias
encontré sus lágrimas en un hogar vacío
vi sus huellas furtivas, alejándose hacia el mar…

Entonces supo que había sido lo más triste en mi vida
en sus ojos aún brillaba el amor no conocido de tantas veces
en su corazón, los demonios quemaban su santidad en el fuego…



Cientos de veces el amor.
Las lágrimas de un fantasma.

Todos los derechos reservados.

©2006

Eriel.

Ella fue la luz en el fuego, el odio en sus ojos de luna
las flores guardaron un secreto de amor, bajo las estrellas
el dolor, quemó por completo sus manos puras
nunca vi paz en su corazón… por eso eligió no quedarse conmigo…

El amor una noche sin recuerdo, desgarró su alma
en sus besos amargos, ya no se percibía la dulzura
ella derrotó sueños malos… caricias malignas
el viento una mañana preguntó por qué no cerraban sus heridas…

El tormento permanecerá, Dios dirá hasta cuándo
el amor fue sincero, ella eligió una manera más salvaje
las flores le dirán el momento en que termina el día
y ya no será nunca más la luz
el martirio del amor someterá su cuerpo durante largas horas
más allá de la tierra y de las lejanas sombras…



Eriel.
Las lágrimas de un fantasma.

Todos los derechos reservados.

©2006

Tan doloroso como si hubiese sido amor.

En la gloria ajena del amor, ella creyó encontrar el final del cielo
miles de flores perfumaron su camino, de sal y de arena
en sus ojos el mar me pareció azul, su pelo del color de las estrellas
el amor dolió hasta los huesos, por eso elegimos el destierro juntos…

En un recuerdo absurdo, encontré sus labios de agua
ella fue mi tristeza, la soledad que jamás abandona al silencio
el fuego en su pelo me recordó al otoño en su peor momento
el tiempo ha pintado de blanco sus sienes…

Aquí ya no brilla más la luz
en esta casa vacía, por las ventanas llega su voz de viento
sus últimas huellas fueron borradas por la espuma
y en el mar azul, quizás permanezca sumergido
el amor que en sus ojos ya no brilla
o tal vez su cuerpo, que renunció por dolor, a todo aliento de vida…



Tan doloroso como si hubiese sido amor.
Las lágrimas de un fantasma.

Todos los derechos reservados.

©2006

Escondida en el otoño.

Antes del amor ella probó la soledad y el frío
caminó por las calles desiertas, se detuvo en lo profundo de las sombras
yo crucé su vida una gris mañana, pero no sabía su nombre
ella respiraba muerte, sin embargo su alma aún esperaba…

Aún recuerdo sus ojos cenicientos
sus labios helados y su rostro pálido como la Luna
en la crueldad de un beso, ella supo que así eran las despedidas
que al partir, sólo sus huellas quedarían marcadas en la arena…

Su corazón permanece vacío, muerto y mudo
sus lágrimas no manchan mis manos, al piso han caído
excepto el dolor, todo en el mundo le es ajeno
hoy su cuerpo ya no es hermoso y no es de nadie
en la muerte se encuentra al final, su belleza
ella se esconde en el otoño, donde no la encuentre la primavera…



Escondida en el otoño.
Las lágrimas de un fantasma.

Todos los derechos reservados.

©2006

Cristales rotos.

Su cabello era del color de las terribles dunas del Sahara
en un oscuro río de sangre, yace escondida su alma
sus ojos azules ya no parecen parte del cielo
de sus labios púrpuras han huido todas las palabras…

En su corazón, sus latidos hacen eco en el silencio
sus manos se esconden en las flores, de una vieja enredadera
en la tortuosa soledad, ella eligió sufrir conmigo
el amor le dio paz, donde descansa hundida en la tierra…

Al huir, encontré su rastro de sangre entre cristales rotos
la nieve no descenderá con el invierno
sólo el tiempo cubrirá con años su maltratado cuerpo
y sus ojos parecidos al color del cielo
llorarán solamente donde las sombras, sus manos retuercen
esperando que su corazón muera también, bajo una luna silvestre…



Cristales rotos.
Las lágrimas de un fantasma.

Todos los derechos reservados.

©2006

Espíritus.

Desnuda hasta el alma, la noche descansaba en sus manos
sus ojos muertos, hacían su cuerpo aún más transparente
la Luna fue su luz… en el camino hacia la desesperanza
su piel ahora es parte de la naturaleza, y su corazón desnudo…



Espíritus.
Las lágrimas de un fantasma.

Todos los derechos reservados.

©2006

Anochecer en la Tierra Media.

Anochece en los oscuros bosques de Doriath
aún así su lamento por las sombras, es el canto de un ruiseñor
ella camina, mientras su perfume inunda la tristeza del otoño
el sol volverá a brillar alguna vez… cuando de su corazón se vaya el dolor…

Entre las hojas amarillas, su pelo de fuego se confunde
ella baila con el viento… ¿volverá con el cambio de la marea?
donde la niebla esconde la luz de la luna, algunas noches la espero
su alma vaga en una tormenta, mi corazón está muerto…

Anochece en la Tierra Media, con los años su cuerpo se volverá piedra
sus manos quedarán atrapadas por el engaño de una enredadera
con las edades pasadas, el amor prometido se volverá oscuridad
el sol brillará por la mañana… ella no volverá jamás…



Anochecer en la Tierra Media.
Las lágrimas de un fantasma.

Todos los derechos reservados.

©2006

Mensaje a Dios.

En una noche oscura y tenebrosa
su corazón de niña y mujer será sometido ante el dolor
vendrán las tormentas a mi vida
se inclinará ante la luz… ¿enviará una plegaria a Dios?



Mensaje a Dios.
Las lágrimas de un fantasma.

Todos los derechos reservados.

©2006

Alma desgarrada.

El dolor, lágrima tras lágrima, hasta la sangre de sus venas
el viento cruzó una tarde por su corazón sombrío
entre los fantasmas del pasado, su alma envenenada arde
al final de su camino, encontrará una corona de espinas…

Una noche anduvimos por los mismos rumbos, ella esperaba la primavera
en un mes de Abril, su corazón fue acribillado
el tiempo desnudó su cuerpo, sumergido entre las sombras
el dolor detuvo su corazón, su alma desgarrada no pudo contener el llanto…

Por todos los rincones de su cuerpo, cruzó lastimando el viento
sus ojos oscuros, el fuego de su pelo
el tiempo olvidó su nombre, sus cientos de besos y tajos
y en el final, a pesar del frío, el amor se calcinó con el otoño
en la decadencia de las edades, el dolor siempre prevalecería
y sus lágrimas serían confundidas con las primeras gotas del rocío…



Alma desgarrada.
Las lágrimas de un fantasma.

Todos los derechos reservados.

©2006

Un rostro en la multitud.

Ella venía de los inviernos más fríos en el lejano Sur
de una mañana cualquiera, en la que el dolor había arrasado con todo
un rostro en la multitud, una estrella rodeada por la muerte
en el camino de su vida, jamás encontró rastros de la primavera…

En las noches de sueño intranquilo, anheló desesperadamente un beso
sus manos de tiza, se volvieron negras
ella huyó en el crepúsculo, volando hacia su destino
escapaba de las mentiras y los golpes, de su sombría infancia…

Su corazón de mujer se perdió en las alas de la oscura noche
sus pies cansados, lastimados por las piedras
su boca no conoció besos, ni su piel una caricia
en el frío lejano del Sur, se congela esta vez su alma
el cielo, cuando llega la tormenta se llena de sombras
ella será olvidada aquí… su esencia reposará en los confines de la tierra…



Un rostro en la multitud.
Las lágrimas de un fantasma.

Todos los derechos reservados.

©2006