martes, 29 de agosto de 2017

Voltear una página más.

El tiempo volverá cuando te sientas vencida
Cuando todo lo que hayas amado comience a irse
Cuando las lágrimas no tengan la mano amiga que necesites
Así te sentirás encerrada por la inclemente soledad
Así sentirás que es mejor mantenerse distante, que volver a luchar
Y lastimarte como un papel que débil cae dentro del fuego...

Volteaste una página pero no te mostró la luz del día
Y decidiste que era mejor irse que volver a quedarse
Así jamás volviste a sentir de cerca el perfume del mar
Ni del cielo, ni de la inmensidad...

Dios te confesó que éste no era el camino correcto
Que sólo por ésta vez deberías seguir por la sangre de tu corazón
Entonces tomaste mi mano para salir a caminar
Y te enfrentaste al silencio y a la soledad sólo porque tenías mi voz...

El tiempo volverá cuando tú estés vencida y no sientas nada
Tú sabrás encontrarme en el mismo lugar desde donde te dejé partir
Sólo que esta vez no tendré en mis manos a tu alma
Sino que la tendrá el tiempo, cuando vuelva para dar vuelta otra página...





Voltear una página más.
La Danse Macabre.

Todos los derechos reservados.

©2004

Vestida de sueño.

Me pareció verte vestida de luna, quizás en un sueño
Donde caminabas por esta vida que nunca pudo darte el amor
En el silencio, grité tu nombre, aunque sabía que no podías escucharme
Porque cuando dije que te amaba, simulaste no encontrarme...

Me pareció verte en un sueño, lejos de las palabras
Porque bajo una puesta de sol, le escribías a quien no iba a regresar
Entre el viento del otoño, acaricié tu cabello de sol tardío
Pero no dijiste mi nombre, y sé que no querías estar conmigo...

Entonces entre el sueño y el perfume del mar y de la fría noche
Me entrometí en tus memorias y me quedé dormido entre tus recuerdos
Cuando desperté, estaba entre tus brazos, inclinado hacia la eternidad
Y ya no eras un sueño, y si lo eras, nunca más volví a despertar...




Vestida de sueño.
La Danse Macabre.

Todos los derechos reservados.

©2004

Sobre la tierra de tu alma.

Pintamos mil estrellas en el cielo del otoño
Nos sentamos detrás del amanecer para evitar la luz
Tus manos de viento me acariciaron el rostro
Y te sumiste en el mundo de los espejos, que ahora estaban rotos...

Y nos quedamos de pie esperando a los ángeles
Y nos eternizamos con nuestro amor, sobre la tierra
Yo besé tus labios, Dios puso sus manos sobre tu alma
Mientras en un minuto exacto y eterno, nos sorprendía la mañana...

Cerramos los ojos después del paso lento del sueño
Tú dormías en las piedras, yo te observaba en silencio
Mientras desde el horizonte, nos atrapó el rey del sol
Porque ya era de día, y llegaba la madrugada de nuestro amor...

Despiertos nos sentamos en el final de un abismo
Donde esperamos hasta el anochecer a que llegaran los ángeles
Yo me quedé en silencio, de pie sobre la tierra de tu alma
Mientras tú pedías más tiempo, para que no llegara la madrugada...




Sobre la tierra de tu alma.
La Danse Macabre.

Todos los derechos reservados.

©2004