miércoles, 18 de octubre de 2017

Aries.

Soñé con encontrarte despierta
y con mis poemas ayudarte a dormir
soñé con que no necesitaba palabras
porque con mis ojos podría hablar
soñé con una eternidad contigo
pero mi único anhelo era poder soñar...

Y si no fuera por el capricho de los dioses
o el embrujo de Aries
hace miles de años, te hubiese podido encontrar...




Aries.
Al filo de la eternidad.

Todos los derechos reservados.

©1997-1998

Apertura mística.

En los límites de la tierra y el mar
mil ángeles invocan un himno de paz
mientras miles de almas parten a la eternidad...

Somos el último suspiro de esta humanidad
el capricho de los dioses cansados
el símbolo inmortal de la libertad...




Apertura mística.
Al filo de la eternidad.

Todos los derechos reservados.

©1997-1998

Ángel.

Ángel que vuelas con alas de hielo y deseo
que vuelas muy cerca de Dios
llevas una lágrima en el rostro, la he visto
cuando llorabas por ese maldito amor.

Ángel, que fuiste feliz en otros brazos
que en otros cielos lejanos volaste
hoy llevas una lágrima en el rostro, la he visto
mientras llorabas por aquellos días felices.

Ángel, vuela sobre mí, una y miles de veces
porque deseo que me lleves muy lejos de aquí
me recuerdas a alguien que amé alguna vez
por tu perfume lleno de sentimientos.

A mi mundo mágico, distante y tranquilo
si me prestas tus alas, podría llevarte
es donde hay amores perdiéndose en el tiempo
y tu perfume lleno de sentimientos.

Yo crecí amando cada gesto tuyo, o de alguien más
no estoy seguro, pero te pareces mucho
y al sentir esa tristeza que llevas en la sangre
creo conocerte demasiado bien.

Me recuerdas mucho a alguien que amé
por ser tan triste y pausada
después la vida se la llevó lejos, muy lejos
y me quedé con sus alas rotas y todos sus sueños.

Ángel, te pido que si no encuentras el amor
te pido que, si alguna vez te devuelven a la Tierra
sé que no serás feliz, pero estaremos juntos
y te amaré como antes, con toda mi alma
y sacaré de ti, todo ese vacío que deja la nostalgia.





Ángel.
Al filo de la eternidad.

Todos los derechos reservados.

©1997-1998