domingo, 1 de abril de 2018

Guerrero del arcoiris.

Levántate entre estas nubes tóxicas
ahoga el grito de estos coros de muerte
hay un espiral de alma sin limbo, esperando
que la sangre y el petróleo, ahoguen el arcoiris.

No te duermas, si no vez sonreír a un niño
el viento por más fuerte que sea, no se lleva el dolor
yo puedo sacarte de esta inmensa desesperación
sólo decirte que no entregue el corazón.

Mojo mis manos con las lágrimas
de todos los que están muriendo y me estremezco
están cayendo de pie y sé que alguien está riendo
entonces yo descubro el mar y las montañas
y así creo que tendremos otra oportunidad.

“Y mientras sueño, mi pie es prisionero
por una terrible mano de hierro...”





Guerrero del arcoiris.
Al filo de la eternidad.

Todos los derechos reservados.

©1997-1998