lunes, 7 de mayo de 2018

La más dulce perfección.

Puedo verte desnuda, pero te imagino diferente
como una orquídea salvaje en mi piel
tus ojos claros tan llenos de sinceridad
tus manos antiguas que olvidaron cómo acariciar
tus piernas de niña, cansadas de tanto caminar
tu corazón de mujer, hundido en la más siniestra soledad...

Sé que sueñas con que el cielo sea tu hogar
para poder vivir en un arcoiris
y sé que muchas veces tu alma se va volando lejos
buscando horizontes imprevistos, el amor verdadero...

Y danzas en la más dulce perfección
porque no sueñas ni con el mañana ni con el sol
vas caminando, viviendo cada instante
sintiendo sólo con tu corazón...

Y yo, que siempre te busco, pero que no te puedo encontrar
tú, que eres una orquídea salvaje en mi piel
aquí en un arcoiris te espero, porque podrías ser
aquello que suelo buscar en el destino
porque decías que aquello que amas
sólo puedes encontrarlo en el infinito...





La más dulce perfección.
Al filo de la eternidad.

Todos los derechos reservados.

©1997-1998