domingo, 8 de julio de 2018

Mujer de piedra.

Decías que no
pero los siglos pudieron contigo
no sé que hizo Dios con tu hechizo
pero jamás volvimos a vernos...

Eras como la hija del viento
porque parecías bailar entre las nubes
y yo, extrañamente te amaba
pero el tiempo pasó
y no encontré nada más en ti
que piedra y silencio...

Juraste que ibas a volver
pero entre los laberintos del tiempo te perdiste
yo también juré encontrarte después
pero me quedé dormido de tanto esperar...

Y hoy ni siquiera
aunque la tierra se eleve, volverás a despertar
ahora tengo una nueva vida en el cielo
y sólo desde allí te puedo cuidar...





Mujer de piedra.
Al filo de la eternidad.

Todos los derechos reservados.

©1997-1998