sábado, 4 de agosto de 2018

Opera Sauvage (parte II)

Yo supe de ti por otras voces
te juro que no había pensado en el ayer
las sombras reían de nuestra desgracia
mientras muy lejos, moríamos
enfermos de dolor...

Traté, intenté sentirme bien
después de todo ya no eras mi vida
pero en mi locura, ciego hice todo mal
porque mi indiferencia se transformó en odio
y creo haber sentido tu tristeza en el mar
pero imagínate cómo fue mi dolor
mil veces más extenso
que el infinito, que la propia eternidad...

Yo supe de ti otra vez
y lloré en secreto, abrazado a tu foto
yo supe de ti, pero nadie supo de mi dolor
hoy lo tienes entre tus manos
escrito en una pésima canción de amor...





Opera Sauvage (parte II)
Al filo de la eternidad.

Todos los derechos reservados.

©1997-1998

Opera Sauvage (parte I)

Hoy en mis horas bajas te odio
sólo te escribo una carta para que me entiendas
para que a través del viento de septiembre
pueda sentir que me diste el perdón...

Silencio del mar, llévate mi alma
la esencia de este dolor
porque sólo quiero sentirte por última vez
irme así, sería demasiado para mí...

No sabes lo que guarda el tiempo
no sé por qué nos pasó a nosotros
por este amor, hoy te escribo una carta
para sentarme a esperar que vuelvas con el perdón...

Nunca pensé en lo que nos pasaría después
ni que nuestros fantasmas traerían tanto dolor
yo lo supe por las nubes del destino
yo quise morirme, salirme de tu camino
pero sé que aún nos quedaba una ilusión
más allá del dolor después del dolor...





Opera Sauvage (parte I).
Al filo de la eternidad.

Todos los derechos reservados.

©1997-1998

Nunca lo sabrás.

Siempre estoy detrás de ti
te ayudé a seguir en tu camino
si pudieras preguntarle al sol
yo me atreví
a escribirte un nuevo destino...

Soy por ti, el universo y más
tu mejor canción de amor
y nunca lo sabrás
soy tu sol y tu sombra
de corazón a corazón...

Y todo lo que desees, sin decírmelo, seré por ti
tus pensamientos y tu razón
la mitad de toda tu vida
el agua de mar para curar tus heridas...

Seré lo que quieras y un poquito más
seré como el secreto guardado en el alma
el héroe que siempre has soñado
quien te libre del pecado
porque con mis manos cansadas
cuidaré tu vida de principio a fin
y tú nunca lo sabrás...






Nunca lo sabrás.
Al filo de la eternidad.

Todos los derechos reservados.

©1997-1998