martes, 29 de enero de 2019

Leyenda de la nativa Mariana. (Argentina)



La leyenda de la india Mariana o también conocida como la leyenda de la nativa Mariana, es una historia real protagonizada por un personaje que si existió, pero a través de los años se le han incrementando elementos imaginativos populares y fantásticos que le han dado título de leyenda. Esta leyenda es protagonizada por una india huarpe (pueblo indígena de Cuyo, en la Argentina) llamada Mariana, que vivió en el Pocito, en la provincia argentina de San Juan.
Cuenta le leyenda que  principios del siglo XVII, en lo que es actualmente el departamento Pocito, vivía una anciana nativa huarpe de nombre Mariana. Era una mujer de alta estatura, delgada, de piel cobriza, rostro huesudo y un cabello negro y largo; ella siempre iba acompañada de su fiel perro, que la defendía de cualquier eventualidad. A ella se le solía ver bajo la sombra de un algarrobo acompañada de su perro y con cigarro en la boca.

Ahí, bajo la sombra del algarrobo solía contar fantásticas  historias a todos los niños que se le acercaban entusiasmados por las mismas y algunos viajero de paso que también caían rendidos a sus interesantes relatos, que también le compraban las “piedras brillantes”, las cuales eran nada menos que pepitas de oro, que ella extraía de un “pocito” (de ahí el nombre del lugar Pocito).


Una noche un grupo de españoles quisieron robarle, siguieron el rastro del cigarrillo, pero al llegar al algarrobo donde se solía encontrar, solo encontraron a su perro enseñando los colmillos en señal de defensa, los españoles salieron espantados  y solo se oyó una carcajada de mujer que provenía de la oscuridad de aquel árbol. Esa noche un fuerte temblor despertó a todos, a Mariana nunca se la volvió a ver ni a su famoso pocito de oro.