domingo, 28 de abril de 2019

Leyenda del Ánima Sola. (Venezuela)



Este es un relato espeluznante que trata acerca de una aparición que se dedica hacerles daño a inocentes, utilizando diferentes tipos de efectos psíquicos. A esta se le conoce comúnmente como el Ánima Sola.

Su función en la Tierra es la de encontrar a aquellas almas buenas. Cabe señalar que, en los pueblos latinoamericanos, la gente acostumbra pedir milagros o “favores” a los espíritus buenos, para que les ayuden a resolver una determinada situación.

Es en este instante en el que el Ánima Sola aparece. Se dice que este ente, se apodera del alma de quien pide el favor, si este no cumple con lo prometido en el tiempo establecido.

Supongamos que tú le pides un milagro a un alma buena y le dices que cuando te lo conceda le encenderás una veladora diaria durante todo un año. En el caso de que tu petición sea cumplida y no realices el “pago” que conveniste, tu alma se irá al infierno.

En la región de Guatire, se decía que había una señora muy devota, que por azares del destino se olvidó de encender la vela que había prometido. Esa misma noche, llamaron a su puerta.

Se trataba de una amiga muy querida a quien ella tenía mucho tiempo de no ver. En cuanto la visita ingresó al domicilio, se transformó en un espíritu oscuro que sujetó a la otra mujer del cabello y la azotó en repetidas ocasiones contra el suelo.

La pobre señora con el rostro sangrando, se arrastró como pudo hasta que llegó al altar y sacando un fósforo del bolsillo de su delantal encendió la vela de las ánimas.

En ese preciso instante, el espíritu abandonó el hogar y la mujer jamás volvió a ser molestada por otra criatura del más allá, ya que hasta el día de su muerte mantuvo una vela encendida en su altar.