sábado, 19 de octubre de 2019

Aenna.

Manto de muerte cubriendo los ojos
de la pequeña niña que sobre el camino a desgana
camina sobre pasos perdidos.
Luna, testigo de alma muerta
que en el cuerpo de sangrantes harapos
está vestido
la niña camina al templo erigido
del dios venganza, venganza al ser
que de incesto y cuerdas
debajo de el susurro de miles de hojas
en forma de largas espinas
hoy está vestido...





Aenna.
El dolor del vampiro.

Todos los derechos reservados.

©2002-2004

Andee.

Sin miedo caminando
dentro de cobarde pena, no – vida yerta
el viaje es ahora largo
con destino a la nada
¿qué son los ángeles
que esta noche me acompañan?
La tibia tarde había caído
y la sombra se extendía en el valle
el valle perdido
y la silueta en los matorrales seguía el camino
incansable alma de corazón marchito
con destino a ninguna parte iba en camino.
Los árboles flotan en la noche
bailando en terrible vuelo
cantando las muertes al viento
y las aves que hace tiempo dejaron sus trinos
ahora forman parte del silencio y del frío
que sólo rompen las hojas
que terribles bailan en el viento
en un salvaje baile ménade
imaginado sólo en fútil sueño
cuando el soñar es incierto
en sueños de niños.





Andee.
El dolor del vampiro.

Todos los derechos reservados.

©2002-2004